COLABORACIONES
 Crónica
 
Rivas Rock 2018
  12/05/2018     
  Elena Ortega     
  Luis Miguel del Campo
  Bola 9
  Auditorio Miguel Rios, Rivas Vaciamadrid, Madrid
www.insonoro.com

Rivas Rock cumple su quinto aniversario, aquí su crónica

Así es, el festival madrileño de rock por antonomasia cumple cinco años de historia, aunque por la manera en que se ha instalado parecieran muchos más. Cinco han sido suficientes para instaurarse como una de las citas obligadas para cualquier seguidor del género en la capital y que, de algún modo por las fechas en las que se celebra, parece dar el pistoletazo de salida definitivo a la temporada de festivalera que se nos viene encima durante el verano.

Para este pequeño gran hito en la historia del evento quién mejor que Rosendo como maestro de ceremonias, presumiendo de ser el cabeza de cartel y el artista que goza de mayor tiempo sobre el escenario (90 minutos en el mejor horario). A él le acompaña Desakato, EUKZ, Boikot, Segismundo Toxicómano, Narco y Banda Bassotti.

Una vez emplazados en el enorme Auditorio Miguel Ríos de Rivas y habiendo canjeado convenientemente nuestras entradas por las pulseras, entramos al recinto. A eso de las cuatro y media Desakato comienzan la descarga y lo hacen además con “Humo Negro” que es el primer corte de su último lanzamiento “Antártida”, el cual constituye su sexto trabajo de estudio y se publica bajo el formato de EP, con lo que lo componen cinco temas. Ya con esta primera canción Pepo baja al público en una de sus míticas incursiones vikingas destilando una fuerza portentosa hasta tratándose de ellos. Empezamos muy bien.

Continúan con “Octubres Rotos” y “Trompetes de Xericó” para las que ya observamos un enorme mosh pit en el centro de la pista que se instalará de forma permanente hasta el final del bolo. La afluencia de pública es aún algo discreta y el sonido no tan potente como a lo que nos tienen acostumbrados pero sigue siendo una verdadera delicia escuchar el hardcore 100% asturiano de Pepo y Pablo con canciones como “Animales Hambrientos” o “Salvajes” y “La Cura”, otros dos cortes de “Antáritda”. Con la performance que los caracteriza se despiden con “La Tormenta”, “Cada Vez” y “Pánico en Frankfurt” en la que Pepo permanece cantando en medio del foso en alzas sobre la concurrencia que lo sostiene.

  
Desakato
 

Hasta que comienza El último ke zierre es el momento preciso para comprobar que el festival goza de precios asequibles, incluso populares, para un mini de cerveza o kalimocho. Afortunadamente el sol está dando una tregua y no nos va la vida en encontrar un refrigerio, es más, el cielo está cubierto pero no parece haber demasiado peligro de lluvia. Es precisamente cuando se despeja y pega la solanera cuando uno reflexiona sobre lo genial que es que permanezcan esas nubes por ahí arriba.

Cumpliendo horarios a rajatabla, suena el primer acorde de EUKZ a las seis en punto de la tarde con “La Moral de un Carnaval” tema que precisamente abre su último álbum de estudio “El Mutante del Barrio Chino ” editado a finales del año pasado. Siguen con “Yo También Puedo Ser Malo” o la resultona “Empacho de Orfidal” extraída también de “El Mutante...”. La cosa se va animando en cuanto a la concurrencia, que empieza a ser ya bastante notable, mientras que el Feo y compañía desgranan clásicos de su punk-rock fresco y rabioso como “Camino de Rosas”, “Tus Bragas” o “A Cara de Perro”, canción que da nombre a su célebre disco y con la que completan sus setenta minutos reglamentarios dejando el ambiente muy caldeado.

  
El Último ke Zierre
 

En un abrir y cerrar de ojos tenemos en las tablas a Boikot, con una puesta en escena potente sustentada por grandes pantallas que apoyan la temática de sus canciones y que consiguen un resultado de lo más efectista junto con los enormes timbales puestos a cada lado del escenarios con luces que cambian de color a cada golpe.

No supone ninguna sorpresa que comiencen con “De Espaldas al Mundo” o que continúen con “Karraskal” (que se me antoja semejante a una orquesta de pueblo más cañera de lo normal) pero ganan considerablemente con la acertadísima colaboración de la violinista Judith Mateo en “Diez Metros Bajo el Suelo” reivindicando la importancia del papel de la mujer en la escena rockera en medio de un agradable ambiente festivo a golpe de cañones de confeti y bailes por parte de los presentes en mitad del foso.

Hubo espacio también para temas más recientes como “Jarama” o “Hablarán las Calles”, destacado trallazo que en estudio cuenta con la colaboración de Áspencat, Los Chicos del Maiz, Zoo o Pablo de La Raíz y que en directo funciona a las mil maravillas. Una vez más Boikot demostró que son una banda que nunca defrauda en vivo.

  
Boikot
  

A las nueve de la noche, en lo que empieza a ser ya plena hora punta, empieza a sonar el punk-rock vasco de Segismundo Toxicómano que están aún en gira por su veinte aniversario. Es por ello que el recital se compuso de un cuidado set-list que iba repasando los trabajos lanzados a lo largo de estos veinte años de historia de la banda y que la gente coreaba con auténtico fervor acompañando a Placi, como fue el caso de “Hoy como Ayer”, “Mi Vida”, “Nos Joden” o “Por tí” por poner sólo algunos ejemplos.

  
Segismundo Toxicómano
 

Ahora sí que sí, parece que llega el turno para el plato fuerte de la noche. Rosendo. El maestro que levanta tantas pasiones como suspicacias para los más escépticos (entre los que me incluyo) pues muchas veces la colección de canciones que componen su repertorio no es el más afortunado para el público general, supera esta vez la prueba con nota. El de Carabanchel salió bien respaldado por Rafa a las cuatro cuerdas y Mariano a las baquetas componiendo una banda de tres músicos en la que no se echa de menos a nadie pues el rock puro que desgranan de sus instrumentos es esmerado y potente. Todo ello junto a los floridos riffs del maestro conseguían disipar cualquier sombra con respecto al sonido irregular que había tenido el festival hasta ese momento.

En dos marcadas fases se dividió el espectáculo, una primera mitad con cortes más nuevos en los que destacar “Muela la Muela” o “Vergüenza torera” de su disco homónimo y con la que empezó la segunda mitad del show compuesto exclusivamente de hits también de Leño como “El Tren Azul” y a partir del cuál se animan todos los asistentes. Cantamos “Flojos de Pantalón”, “Pan de Higo”, “Al Enemigo ni Agua”, “Agradecido” o “Maneras de Vivir” en lo que resulta un concierto de lo más ameno que se acaba pasando en un abrir y cerrar de ojos.

  
Rosendo
 

Lo que es verdaderamente innegable es que el cambio a Narco resulta tan brutal como una bofetada de decibelios. Los mismos que nos propinan con sus temas los de Sevilla, que además vienen presentando su último y maravilloso trabajo “Espichufrenia” con el que de nuevo consiguen fabricar himnos de hardcore rap de letras ácidas y directas como “Suicídate” con la que suben el telón, “Anticrista”,  “El Trapichero” o la absolutamente genial “Mi madre es una yonki”. No faltan las incombustibles “Vizco” o “La Hermandad De Los Muertos” en donde una chica es llevada en volandas a través de la concurrencia con los brazos en cruz.

Tampoco se dejan en el tintero el mítico gesto en el que El Vikingo tira la botella de JB a los presentes o cuando coreamos con él y S Curro las celebérrimas “Puta Policía” y “Tu Dios De Madera” dejando curiosamente también para la traca final la que se está convirtiendo ya en el tema con mayúsculas de Espichufrenia, la estrabótica y endiabladamente pegadiza, “Yoni El Robot” que cantamos y bailamos divertidos entre el público. Narco de diez, como siempre, aunque el sonido no los acompañó demasiado en algunos tramos del bolo.

  
Narco
 

Banda Bassotti salta a escena para echar el cierre a la función. Nunca había tenido oportunidad hasta este momento de ver al grupo de ska italiano y por lo que me cuentan colegas que sí que los han visto más veces, no fue éste uno de sus recitales más memorables. El respetable pone todo de su parte por echar los restos en lo que faltaba de festival, pero verdaderamente la banda no pareció terminar de despegar hasta que no llegaron los últimos temas con “Bandiera Rossa”, la versión de “Ellos dicen mierda” de la Polla Records o “Bella Ciao”, con la que se despiden dejándonos con la sensación de que el concierto ha tenido un ritmo muy irregular que sólo han conseguido levantar ya hacia el final del show.

No obstante, las vibraciones que nos ha generado el Rivas Rock en términos generales son muy buenas, tanto que ya estamos pensando en repetir el año que viene.

Salud y Rock and Roll

  
Banda Bassotti
 
 Comentarios
comments powered by Disqus
Crónicas
14/06/2024 - Pistas Pedro Velarde
Muriedas (Cantabria)
06/06/2024 - Rock Beer The New
Santander (Cantabria)
16/06/2024 - El Real Jardín Botánico Alfonso XIII
Madrid (Madrid)
08/06/2024 - Teatro Romano
Mérida (Badajoz)
01/06/2024 - Asociación Cultural Los Bancos de Atrás
Unquera (Cantabria)
12/06/2024 - Wanda Metropolitano
Madrid (Madrid)
31/05/2024 - Carpa
Hinojedo (Cantabria)
08/06/2024 - El Real Jardín Botánico Alfonso XIII
Madrid (Madrid)
25/05/2024 - El Varuko
Vioño (Cantabria)
01/06/2024 - La Cartuja
Sevilla (Sevilla)
24/05/2024 - El Surtidor
Sarón (Cantabria)
23/05/2024 - Escenario Santander
Santander (Cantabria)
16/05/2024 - Sala Mytho
Bilbao (Bizkaia)
25/05/2024 - Auditorio Miguel Ríos
Rivas Vaciamadrid (Madrid)
18/05/2024 - Escenario Santander
Santander (Cantabria)