COLABORACIONES
 Crónica
 
Miguel Ríos
  06/07/2018     
  Luis Miguel del Campo     
  Luis Miguel del Campo
  Teatro Real, Madrid, Madrid
www.insonoro.com

Llevábamos varios años pensando que la más veterana figura del rock estatal que nos quedaba en activo era Rosendo cuando, justo este año en que el de Carabanchel ha anunciado su jubilación -por lo menos en cuanto a lo que de subirse a los escenarios se refiere-, resulta que Miguel Ríos ha vuelto y presenta Symphonic Ríos.

Más de uno, al conocer la noticia, seguro que debió de pensar: “A éste ya se le ha acabado el parné y viene a hacer caja”. Así que, aprovechando que Universal Music Festival traía el espectáculo al Teatro Real de Madrid, decidimos ir a comprobarlo con nuestros propios ojos y con todos los sentidos en alerta máxima para después poder contarlo de primera mano y con todo lujo de detalles.

Este espectáculo se estrenó en Granada el 7 de julio de 2017, donde se grabó el concierto, quedando reflejado parte de él en un CD sencillo y un DVD. El ambicioso proyecto consiste en una reinterpretación de los temas clásicos de la carrera del rockero granadino orquestados sinfónicamente pero con el espíritu rockero que aporta una banda básica de rock en primera fila. Un total de nada menos que cincuenta y seis músicos se suben al escenario para hacerlo posible.

En los primeros minutos fueron los miembros de la Orquesta Sinfónica Universal Música, dirigida por Carlos Checa, los que ocuparon el escenario, tocando una introducción en la que irían apareciendo fragmentos orquestales de “Santa Lucía”, “El blues del autobús”, “Bienvenidos”, “El himno de la Alegría”... A mitad de la pieza se le unió la banda de rock: Los Black Betty Boys.

El Teatro Real estalló en una gran ovación cuando, ya comenzado el siguiente tema, apareció Miguel Ríos en el escenario para cantar “Memorias de la carretera”.

La siguiente canción sería Bienvenidos, que abría “Rock & Ríos”, disco de 1982 de gran éxito, que marcó una época y que ayudó a la propagación e impulsó la cultura y la contratación de conciertos de rock durante los siguientes años, y cuya pose en la portada era un claro guiño al cambio sustancial que se intuía que ese año se iba a producir en la Transición; sustancial pese a que después, para algunos, en varias cuestiones se quedase en un sí pero no; y en otra en un no pero sí, en lo que sería un primer no es sí.

La letra de esta canción alude a sus inicios en las Matinales del circo Price como pionero del rock and roll en España y a su recorrido durante los veinte años transcurridos desde su llegada a Madrid.

  
Miguel Ríos
 

Desde el principio del espectáculo, Miguel hizo valer su gran manejo del tempo y las situaciones escénicas que siempre ha tenido, y que ha ido incrementando con su larga experiencia sobre el escenario, llevando al público de forma amena y hasta divertida a donde quiere en cada momento. Empezó comentando que la orquesta era paritaria, siguió haciéndonos saber que su primer amor, aparte de su familia, fue su ciudad, sirviendo esto de introducción a “Boabdil el Chico (se va al norte)”, “porque tiene que ganarse la vida”. Canción en la que trata de su marcha  a Madrid para convertirse en Mike Ríos. “Adiós Granada, adiós amor”, le canta.

En este momento ya había demostrado que se encontraba perfectamente de voz y de forma física a sus setenta y cuatro años, pues hasta hubo bailado durante un solo de José Nortes, guitarrista y productor del disco.

Dentro de que las canciones presentadas son de las más populares de su carrera, recuperó alguna no tan recordada pero de rabiosa actualidad como “En la frontera”, de 1983. “Europa no quiere parias... Porque somos ciudadanos de la tierra: no más fronteras”, explicó.

Nada más empezar a cantar “yo recuerdo aquel día que nos fuimos a bañar...” arrancó una de las más sonoras ovaciones de la noche. Y es que “El Río” es una de sus canciones con mayúsculas. No es de extrañar que cautivara a Ángel Stanich -una de las últimas sensaciones musicales que encandila tanto a los modernetes de hoy en día como a más de un rockero de viejo cuño- para incluir una versión en su primer trabajo de larga duración.

Ya había interpretado anteriormente “Directo al corazón”. “Sola en la ciudad”    -dedicada a más de la mitad de la población-, “Reina de la Noche” -balada heavy que sólo había cantado en directo durante la gira de Rock & Ríos, que fue rescatada para la  ocasión- y “Un caballo llamado muerte” fueron las siguientes. Esta última resultó muy oportuna en su época por el enorme daño que estaba causando la heroína en toda la sociedad,  y en el mundo del rock en particular. Los arreglos de violín le dan un énfasis muy interesante.

El espectáculo va creciendo canción a canción. Y es que, si ya de por sí originalmente eran grandes temas, los arreglos orquestales los engrandecen aún más.

“Todo a pulmón”-canción más lenta, para bajar un poco el ritmo-, “El blues del autobús” –que dedicó a la gente que trabaja en esta gira-, “Antinuclear”, “Hijos del universo” y “El rock de una noche de verano” vendrían a continuación. En la multitudinaria gira del disco que toma su nombre de esta última canción acompañaron a Miguel Ríos nada menos que Leño y Luz Casal. Fue su gira de mayor éxito. Esta canción aludía a lo sucedido en la gira del disco anterior: Rock & Ríos. Y que, en cierta forma, inspiraría ¡Qué noche la de aquel año! (1987), programa de televisión en que Miguel Ríos presentaba a los más importantes intérpretes de pop-rock en castellano de 1962 a 1987 y hasta cantaba con ellos una canción.

Acabada esta tanda, Miguel pediría ayuda al público para cometer con él el sacrilegio que “nadie había hecho nunca” en el Teatro Real: cantar rock and roll. Haría un medley con “Rock around the clock”, “Roll over Beethoven” y “ What´d say”, que definió como “Symphonic rock and roll”. El público se puso en pie para bailarlo entusiásticamente como colofón del espectáculo.

  
Miguel Ríos
 

Quedaba la duda de si en el Teatro Real se hacían bises. Duda que quedó resuelta por Miguel cuando anunció, poco antes de empezar a cantar “Los viejos rockeros nunca mueren”: los viejos rockeros siempre vuelven. En este caso, afortunadamente, ya que este es un mejor broche a la carrera de Miguel Ríos que si, por ejemplo, se hubiera retirado después de cualquiera de las giras de El Gusto es Nuestro, que duda cabe. Solo queda por saber si será el último regreso o su espíritu inquieto y emprendedor le llevará a acometer otro proyecto en el futuro.

En “Santa Lucía”, otra de sus grandes baladas, cantó para el gallinero. Finalizada, los asistentes se volvieron a poner en pie en la oscuridad y hubo gritos de “otra, otra”.

De nuevo abandonaría el escenario pero, como la orquesta seguía allí, supimos que habría más. Resultó ser “Vuelvo a Granada”, el viaje de vuelta de Boabdil el chico siendo ya todo un hombre después de triunfar en Madrid y en medio mundo.

Antes de cantar la última canción de la noche, Miguel se mantuvo de espaldas al público durante unos instantes mientras la orquesta arrancaba a tocar, para decir poco después, ya de frente: “Ahora que el fantasma del fascismo recorre Europa...” Y entonces reconocimos los acordes del cuarto movimiento de la novena sinfonía de Beethoven que arregló Waldo de los Ríos, Miguel Ríos le dio letra en castellano, bautizó como “El Himno de la Alegría” y le hizo internacionalmente famoso en su momento (1970). El público reaccionó agitando sus brazos a uno y otro lado mientras la coreaban. Miguel se aproximó al borde del escenario para cantarle a una niña de la primera fila que lucía un vestido rojo. Todos los asistentes al Teatro Real esa noche, ya totalmente entregados, se pusieron en pie y dieron palmas al aire mientras cantaban al unísono: “Ven, canta. Vive cantando. Vive soñando el nuevo sol en que los hombres volverán a ser hermanos...” Y así siguieron hasta el final de la pieza y, con ella, del espectáculo.      

Fantastic, Ríos! 

  
Miguel Ríos
 
 Fotos
 
  
 
Miguel Ríos
 
 Comentarios
comments powered by Disqus
Crónicas
28/07/2022 - La Campa de la Magdalena
Santander (Cantabria)
26/07/2022 - La Campa de la Magdalena
Santander (Cantabria)
15/07/2022 - Albergue
Boo de Piélagos (Cantabria)
30/07/2022 - La Campa de la Magdalena
Santander (Cantabria)
09/07/2022 - Los Bancos de Atrás
Unquera (Cantabria)
29/07/2022 - Auditorio La Granja
Ciudad Real (Ciudad Real)
26/07/2022 - Teatro Real
Madrid (Madrid)
23/07/2022 - Palacio de los Deportes
Santander (Cantabria)
23/07/2022 - Plaza de Toros
Guadalajara (Guadalajara)
08/07/2022 - Rock Beer The New
Santander (Cantabria)
02/07/2022 - Hacienda Ginger
Suances (Cantabria)
02/07/2022 - Los Bancos de Atrás
Unquera (Cantabria)
01/07/2022 - Palacio de los Bustamante
Renedo de Piélagos (Cantabria)
09/07/2022 - Recinto
Pineda del Mar (Barcelona)
25/06/2022 - Groez
Torrelavega (Cantabria)