COLABORACIONES
 Crónica
 
Vintoro 2022: Los Chikos del Maiz + Los de Marras + Soziedad Alkoholika...
  18/06/2022     
  Diego Desegé     
  David Izquierdo
  Polideportivo municipal, Toro, Zamora
  
www.insonoro.com

Y llegó el gran día. No es por discriminar o menospreciar a los grupos que tan bien lo hicieron el viernes, pero es verdad que el sábado se podía confirmar como la fecha que más cabezas de cartel tenía en su posesión. Ya sólo por SA, había muchos que venían a ver a estos cinco de Vitoria; pero bueno, vayamos por partes, que no quiero correr.

Antes de nada, aclarar que este cronista no pudo asistir a la sesión vermú que organizaron en la plaza mayor, por lo que me perdí a los Gandules, a los Amamarla, y a los Desgraciaus, pero no se preocupen todavía, que mi compañero de fatigas David Izquierdo os ilustra esa jornada con sus postales sacadas de aquellos momentos. Por mi parte, yo conseguí llegar a Toro minutos antes de las 7 de la tarde, por lo que pude asistir sin problemas a todos los demás conciertos, de los cuales hablo justo ahora.

  
Ambiente
 

Nada más atravesar las puertas del recinto deportivo por segundo día consecutivo, ya me fui encontrando con el calentamiento previo al inicio de Los de Marras, con buena parte del público ya concentrada frente a las tablas. Y no faltó la puntualidad, ya que a las 7 en punto, salían Agustín y los suyos a lanzarnos un poco de su guarrocanrol, palabra que ya les define y les sigue allá por donde vayan. Con esos malabares típicos que hace con el poste del micro, nos empezó a calentar todavía más con temazos como “Callejear”, “Poeta” y “Revolviendo”, que nos erizaban los pelillos con esas letras que tanto nos sabemos al dedillo.

Y para seguir con toda esa emoción que nos iba ebullendo, vimos ascender por lo alto de las cabezas del público la silla de ruedas que había estado todo el rato en primera fila, que consiguió mantenerse un buen rato casi al mismo nivel frente al escenario. Dieron un buen repaso a sus últimos discos, desde “Surrealismo” hasta el más reciente, “Peligro esperanza”, sin dejar pasar “Reamanecer”, que tantos temazos nos han dejado. Y para acabar su hora y cuarto de protagonismo escénico, no podían cerrar de otra forma que con “Ruido”, “Sexo en la calle”, y por supuesto, y sin que nadie lo dudase, dejaron como postre de su menú “Hoy”, que nos hizo saltar y hasta formar pogos por algunos corros del público.

  
Los de Marras
 

Si bien hay que decir que este día cayó menos fuego desde el cielo sobre nosotros, tampoco vimos ni mucho viento ni apenas lluvia, por lo que este anticipo del verano fue más generoso con nuestro sofoque. Poco a poco se fue viendo al fondo la sábana tan conocida de los Chikos del Maíz, con ese fusil AK47 que da cuenta de su estilo combativo y reivindicativo que atraviesa todo lo que se proponga. Y mientras tanto, todo el recinto adornado con la música que pinchaban desde la mesa de sonido, con ritmos ska y hasta reggae para animar el flow de los asistentes.

Cuanto los relojes acariciaban las nueve menos cuarto, ahí estaban ya en lo alto Nega y Toni, con toda su característica verbal para ir abriéndonos los oídos. Contrastando con la amplia banda que nos rodeó minutos antes, esta vez sólo se subieron tres personas al escenario, contando con los dos rimadores, más su compañero de arreglos y de bases, situado tras ellos a los platos.

Con ese estilo tan directo, sin tapujos, sin adornos, sin censura, que ya conocimos hace más de diez años cuando empezaron con “Geometría y angustia”, nos fueron llenando las cabezas de esas letras tan combativas y críticas. Y si bien hay que ser justo con que muchos de los asistentes echaron en falta a Riot Propaganda (que me arranquen las orejas si no escuché varias veces gritar “Habeas Corpus”), la hora y cuarto que ocuparon las alturas se nos pasó volando, e hicieron un buen repaso a sus dos discos más conocidos y aplaudidos, “Pasión de talibanes” y sobre todo, “Comanchería”, que además de ser el último, también es de los más queridos.

Con las bombas que son “El extraño viaje”, “Senderos de gloria” (lamentablemente, si la colabo de Kase O, lo cual hubiera sido épico y mítico), y por encima de ellos, “No pasarán”, nos dejaron las neuronas bien preparadas para un asalto a los ministerios y a las barricadas. He de decir que, por increíble que parezca, este humilde escritor era la primera vez que asistía a un directo completo de Los Chikos, y me merezco no pocos tortazos por no haberlo hecho antes. Nota mental: no volveré a faltar.

  
Los Chikos del Maiz
 

Ya con el sol mostrando su timidez, que nos abandonaba levemente, se fue retirando la lona del fusil para ir dando paso a la que posiblemente, más ganas tenía de ser asomada y colgada entre los instrumentos y los focos, y con una batería de altavoces frontales que derribarían el mismísimo Muro de Berlín. Y es que como ya he dicho al inicio, iba a dar comienzo el que fue, como sabiamente apuntó mi pana David Izquierdo, la masterclass de la noche. Con una bandera bien reconocible, ese logotipo circular con dos iniciales bordadas en blanco sobre negro, a las 22:30 sin demora comenzaron los cinco vitorianos encabezados por Juan.

La contundencia de su estilo queda patente desde que arrancan los primeros acordes, y es que no me extrañaría si me dijeran que alguien en las primeras filas perdió sus tímpanos por haber salido estos volando. Como si fueran descargas de artillería, nos fueron bombardeando con un sonido potentísimo, y para reforzar esa potencia, de vez en cuando salían disparos de humo y fuego desde la base del escenario, que puedo dar testimonio que se sentían hasta la altura de la mesa de sonido. El inconveniente de tantos decibelios es que las voces de Juan apenas se distinguían si no eras conocedor de las letras, porque semejantes truenos distorsionaban un poco las gargantas, y cuando todos nos habíamos dado cuenta, nos lo corroboraron con una pausa técnica para ajustar un poco las ecualizaciones y las mezclas. En la hora y cuarto de directo que nos entregaron, hubo un buen repaso a sus coros más conocidos, como “Política del miedo”, “Ratas”, “Tiempos oscuros” y “Piedra contra tijera”. Y para rematar, otro tema bien conocido, “Nos vimos en Berlín”, con ese toque de charanga al final que nos hizo mover las caderas a todos.

  
Soziedad Alkoholika
 

Con la noche bien caída, el programa de hoy sólo nos iba dejando dos nombres propios en el cartel, y uno de ellos, que bien podría ser también cabeza, nos fue avisando de su presencia cuando conectaron esos ya típicos focos hexagonales que suelen configurar al fondo de todos los escenarios que visitan. A 15 minutos del comienzo de un nuevo día, fueron saliendo los asturianos, si bien vimos que Pepo caminaba sobre tres apoyos, con una muleta que compatibilizada con su otra mano libre, a veces ocupada por el micrófono.

Con un set list que ya nos conocemos casi de memoria, este punk rock fue acariciando nuestras pieles enfriadas por la noche para hacernos entrar en calor, y un detalle en el que me fijé es que fue de las pocas bandas en los que la batería la colocaron en un lateral, en vez de tras todos los demás instrumentos. Con un último disco nacido al amparo de la pandemia, dos años atrás, nos entregaron procedente de él uno de sus temas más profundos y personales, “Sombras”, que nos abrieron los pechos más de lo que ya de por sí estaban ampliados. Y eso sin olvidar sus trabajos largos de “Inercia” (“Cuando salga el sol” y “Carta de un paria”), “Buen viaje” (“Pánico en Frankfurt”, “La ira de los hambrientos”, y “Trompetes de Xericó”, y “La teoría del fuego”, con “Tiempo de cobardes”, “Heridas abiertas” o “Estigma” como representantes durante este directo. Y por supuesto que también hubo hueco para su epé “Antártida” con “La cura”. Con los relojes fijados en la 1 y media, dieron por concluido un directo que tuvimos la impresión que no fue tan redondo y poderoso en la energía como otros a los que hemos asistido, quizás por la lesión de Pepo en su pierna.

  
Desakato
 

Las dos de la mañana, y en estas horas, yo pensaba que no quedaría mucha gente, pero qué equivocado estaba. Y es que nunca volveré a poner en duda el poder de convocatoria de mis queridos Sons of Aguirre, que a la hora en punto, dieron comienzo con su bolo. Que no estuvo exento de problemas técnicos, pues el bajista tuvo que cambiar sobre la marcha la batería de su instrumento, que se empeñó en quedarse vacío y no dar señales de vida. Una vez solucionado ese pequeño inconveniente, nos entregaron un extracto de su último trabajo, lanzado hace apenas unos meses. Con “Fueron pocos”, sacado de “Vamos a morir todos”, siguieron con “Bienvenido a España”, “La cigarra y la hormiga”, “Napalm de libre mercado”, y un buen repaso a su disco más aclamado, con el que se estrenaron con Scila y dejaron de ser una banda en solitario, que no es otro que “Azul/Rojo”.

Se montó una buena fiesta con “Privilegiados”, con las bases electrónicas sustituyendo a guitarras, bajo y batería, y fueron cerrando su directo con “Paco Pepe”, para explotar entre el público con “Velocirraptor vegano” y “Valley of the fallen”, que montaron una fiesta que ya la querrían para sí muchos locales, salas y hasta grupos. El que escribe estas líneas añoró “Cristales rotos”, uno de sus temas más conocidos y que más coros arranca entre el público, entre los que me incluyo. Hora y cuarto de letras que te machacan los principios y los valores y hacen de ellos una papilla que sólo quiere seguir gritando, saltando y metiéndose a los pogos.

Con ellos, y con el progresivo enmudecimiento de los altavoces y la atenuación de las luces, se fue dando por despedida y finalizada la edición de este año del Vintoro, que ha recuperado toda esa esencia que el bicho del que no hemos parado de hablar se encargó de apartarnos. Ya en la mañana del domingo no hubo más programación, sino desfile de asistentes cargados con sus tiendas, ataviados con sus mochilas, dejando un reguero de energía a través del pueblo que nos daba cuenta de que había sido un fin de semana rebosante de emociones y de sonrisas. La temporada de festivales veraniegos no pudo haber sido abierta de mejor forma, y nosotros, ahí seguiremos, carretera y crónica, para seguir con todo ello. Sed felices, y a brindar con un buen tinto toresano.

  
Sons of Aguirre & Scila
  
 
 Comentarios
comments powered by Disqus
Crónicas
28/07/2022 - La Campa de la Magdalena
Santander (Cantabria)
26/07/2022 - La Campa de la Magdalena
Santander (Cantabria)
15/07/2022 - Albergue
Boo de Piélagos (Cantabria)
30/07/2022 - La Campa de la Magdalena
Santander (Cantabria)
09/07/2022 - Los Bancos de Atrás
Unquera (Cantabria)
29/07/2022 - Auditorio La Granja
Ciudad Real (Ciudad Real)
26/07/2022 - Teatro Real
Madrid (Madrid)
23/07/2022 - Palacio de los Deportes
Santander (Cantabria)
23/07/2022 - Plaza de Toros
Guadalajara (Guadalajara)
08/07/2022 - Rock Beer The New
Santander (Cantabria)
02/07/2022 - Hacienda Ginger
Suances (Cantabria)
02/07/2022 - Los Bancos de Atrás
Unquera (Cantabria)
01/07/2022 - Palacio de los Bustamante
Renedo de Piélagos (Cantabria)
09/07/2022 - Recinto
Pineda del Mar (Barcelona)
25/06/2022 - Groez
Torrelavega (Cantabria)