COLABORACIONES
 Crónica
 
Tsunami Xix贸n 2022: Soziedad Alkoh贸lika + Ska-P + Pennywise + Tropa do Carallo + Desakato...
  29/07/2022     
  Diego Deseg茅     
  David Izquierdo
  Parque de Hermanos Castro, Gij贸n, Asturias
  
www.insonoro.com

Llegó una segunda gran ola al litoral gijonense, la que daba comienzo el viernes con un sol radiante y despejado, que a las 5 de la tarde, ya congregaba unas buenas filas en los accesos de entrada, y no era para menos, porque iban a sacarle brillo al escenario una banda que tocaba en casa. Desakato iban a gozar de una hora exacta para incendiarnos con su punk rock asturiano, y los chicos de Llanera no tardaron en arrancar con su set list más querido, con “Heridas abiertas”, “La ira de los condenados” y “Columnas de humo”, tocando también temas inamovibles de su trayectoria, que no podían ser otros que “Animales hambrientos”, “Cada vez”, y la sempiterna “Cuando salga el sol” como cierre, para alborotar todavía más a un público entregado y encantado con sus paisanos.

La lástima es que no pudimos presenciar uno de los característicos saltos de longitud de Pepo hacia el público, puesto que ha sido operado recientemente de una hernia discal, algo que no dudó en comunicarnos, pero al mismo tiempo, alegrándonos de que siga recuperándose, ya sin muletas por fin.

  
Desakato
 

Nos seguían rozando los potentes rayos de sol, y giramos nuestras cabezas a la izquierda, en dirección al escenario pequeño, porque allí iban a arrancar los chicos de Deleiba, venidos desde la aledaña comunidad galega y trayendo un potente y limpio sonido de rock. Nos sorprendimos cuando vimos aparecer de vuelta en el escenario dos caras conocidas, los recientes Pepo y Pablo para añadir más cuerdas vocales a la versión del estudiante de los Berrones, que muchos de los asistentes también conocían.

No gozaron de mucho tiempo en el escenario ni de todos los testigos que cabría esperar, pero se marcaron un buen bolo para tranquilizar nuestros cuellos de lo que iba a venir a continuación.

  
Deleiba
 

Iba a dar comienzo uno de los grupos que, pese a no protagonizar la cabeza del día, se notaba en los asistentes que muchos estaban allí por ellos. Pennywise, no confundir con el monstruo de It (aunque tomaron el nombre de él) iban a darnos una buena ración de punk rock californiano, por si no tuvimos suficiente el día anterior.

Mi primera impresión fue que al sonido del escenario principal le seguía faltando contundencia y profundidad, y tenían una hora para poder corregir eso con sus temas más conocidos. Todo empezó bien, con “Rules” y “My own country”, pero a medida que iba avanzando su bolo, fueron metiendo coñas y covers, saltándose muchos de sus temas representativos, y reforzando esa sensación, llegó la segunda versión de “T.N.T.” del festi (por eso mencioné en la crónica anterior que no sería la última vez que la oiríamos).

Por haber, hubo hasta una cover de “Party” de los Beastie Boys, que sí que consiguió meternos energías en el cuerpo, pese a la calma con la que se tomaron buena parte de su directo. Para terminar y rematar, dejaron “My own way” y, por supuesto, “Bro hymn” como cierres, habiendo dejado además algo de polémica por unas cuantas palabras chapurreadas en español por Jim, como un audible “Besa mi culo” lanzado con cariño desde el escenario hacia nosotros.

  
Pennywise
 

Ya con unas cuantas nubes sobre nuestras cabezas, que nos aliviaron del calorazo que nos estaba cayendo encima, llegó una de las sorpresas más grandes que me deparaba en este festival, y además, con la ironía de saber que las cuerdas vocales de su cantante fueron la única representación femenina en el micro en toda la jornada del viernes. Liher abrieron la franja de las 8 de la tarde a saco, la verdad es que no pudieron soltar más tralla en tan poco tiempo, y tras un inicio de concierto muy cebado, fue cuando empezaron a interactuar más con el público, haciendo algunas pausas y agradecimientos por todos los presentes congregados.

Un muy buen rollo mezclado con flow en cantidades ingentes y aderezado con letras en euskera fueron el cóctel que nos dieron a beber este cuarteto con Lide a los mandos de la guitarra y la voz. Me lo pasé tan de puta madre y lo disfrutamos tanto en general, que se me pasó volando, y para despedirse de nosotros, nos coordinaron en un movimiento hacia abajo generalizado, para una vez que nos tenían a todos arrodillados a sus pies, corear “Nor da pistia”, concluyendo el subidón con un salto común de todos nosotros.

  
Liher
 

Recibiendo nuestra segunda dosis de punk folk irlandés, estaban a punto de desfilar los Flogging Molly, otra de las bandas más esperadas del cartel, y para nuestra sorpresa, comenzaron por su plato fuerte, “Drunken Lullabies” para saludarnos desde la tarima. Pese a que el sonido podía haber sido más limpio y contundente, nos hicieron bailar a muchos de los que teníamos ganas de alternar por tabernas, y desde luego que con el uso de violín, banjo y acordeón nos transmitieron no pocas ganas de más danzas celtas. Con “If I ever leave this world alive” hicieron que nos pusiéramos sentimentales, y ya con “What's left off the flag” rozaron no pocos corazones, para ir perfilando poco a poco su despedida, no sin antes mencionar que era la primera vez de su bajista en España, por lo que estaba muy agradecido del trato y la experiencia.

Con una buena sudada en el cuerpo, nos salimos un rato a descansar mientras sonaban en el escenario pequeño los Me Fritos and The Gimme Cheetos, que versionando a su manera temas bien conocidos de los chiringuitos de playa, de las tristemente populares canciones del verano, y de los recopilatorios más comerciales de hace veinte años como Caribe Mix, fueron capaces de llevarse a su particular terreno del punk rock temas de Bisbal y hasta el Fari. Y es que tienen un público tan fiel, que se las cantaban todas con ellos, aquello parecía más una charanga que un concierto, incluso diría que un karaoke.

  
Flogging Molly
 

Ya con la noche bien caída, llegó el turno del grupo que quizás a muchos de nosotros menos nos encajaba como cabezas de cartel, y hablo no sólo del día, sino posiblemente del festival, como me atreví a pensar una vez que acabó toda esta edición 2022. Y es que si hubo un grupo que se ganó al público, que más personas congregaron, que más tiempo disfrutaron de las tablas y que mejor uso hizo de la puesta en escena, esos fueron los madrileños de Ska-P.

Sinceramente, el cambio de Sum41 (que presidió aquel primer cartel parido en el 2020, antes de la pandemia) por ellos me parece un poco antagónico, porque son estilos muy diferentes, y aunque tendrán sus defensores y sus detractores, chocaron con la idea de haber tenido a cabezas de cartel internacionales en los otros dos días del Tsunami.

Sea como fuera, lo que no me dejó dudas trató del hecho de que todo el recinto del festival se convirtió en su personal platea para los asistentes, pues casi no se alcanzaba a ver dónde terminaban los grupos de cabezas que estaban allí para verles. Y por supuesto, un baile tras otro, en todo momento, danza tras danza y pogo tras pogo, aquello fue un no parar.

  
Ska-P
 

“La estampida”, “El gato López”, “Mestizaje”, y una gloriosa intro a cargo de un vídeo de Spanish Revolution desgranando las lindezas y las aventuras de esa monarquía que nos pisotea para hacer de presentación a uno de sus temas más queridos, “Jaque al rey”, en donde Txikitín salió al escenario disfrazado como jefe del estado mayor, para ser el objeto de nuestros gritos. La fiesta siguió con todos esos temas inamovibles de las peñas y de las fiestas de muchos de nosotros, con “Cannabis”, “Mis colegas”, y para ponernos un poco más serios, críticos y reivindicativos, “Vergüenza” (con Txikitín de nuevo disfrazado, esta vez de torero castigado con banderillas), y “Crimen sollicitationis”.

Fueron el grupo que más tiempo de protagonismo escénico disfrutó, y eso se encargó además de señalarlo Rober, que literalmente dijo “Cuanto menos hable, más tocamos”. Para seguir con su demostración de ska punk inconformista, bandera LGTBI en mano mientras sonaba “Colores”, “Intifada” con bandera de Palestina, y un tema muy idóneo y apropiado para este entorno, que reservaron específicamente para este momento. “Naval Xixón” encendió todavía más los ánimos de los asistentes, además de porque era un tema que hacía años que no tocaban en directo, por el tema que trata, sucedido en esa misma ciudad.

Para devolvernos a la fiesta, nada como “El vals del obrero”, que sirvió como punto y final a esa hora y media de gozo que inundó a todos por igual, hasta a los más tallados que se acercaron a reencontrarse con sus juventudes noventeras.

  
Ska-P
 

Eran ya las doce y media de un nuevo día cuando empezó a asomar en el escenario lateral uno de los grupos que más festivales ha estado visitando en lo que va de año, y que sin embargo, muchos no conocen aún.

Evaristo salió al escenario para sorpresa de muchos que no sabían ni que tenía una nueva formación, y con un único disco por ahora en su haber, fue mezclando “Qué hostias andáis” con un par de clásicos de La Polla Récords, para que nadie se olvide de dónde vienen sus inicios. De hecho hubo muchos asistentes que, en cuanto reconocieron su voz, se acercaron hasta este lugar, atraídos por el punk del pontevedrés.

  
Tropa do Carallo
 

Había llegado el turno del último grupo de la noche, y que para muchos, merecían haber sido ellos quienes ocupasen la franja principal destinada al cabeza de viernes. Soziedad Alkohólika se están marcando un pedazo de verano de gira de festivales como se les supone a estos vascos. Cambiando las pantallas por la pirotecnia habitual que suelen utilizar en sus conciertos, viraron de las imágenes variadas y los vídeos pregrabados del anterior uso del escenario principal por fogonazos de fuego y humo que caldearon más que de sobra el ambiente, con su configuración algo más oscura y apagada en tonos, dejando los focos de lado para confiar en los flashazos de las llamaradas.

  
Soziedad Alkohólika
 

Arrancando con “Polvo en los ojos”, “Política del miedo” y “Tiempos oscuros”, ofrecieron una hora magistral de dominio del trash, del hardcore y del rock más agresivo que se pudo ver en toda la jornada del festival, y cuyo set list fue perfeccionado con “SHAKTALE”, “Ratas”, “Piedra contra tijera”, y el cierre que tanto les gusta a ellos a nivel personal, “Nos vimos en Berlín”.

Con ese ritmillo que tanto le gusta cantar a Juan, cerraron un bolazo y dieron por abierto el ritmo de vuelta a casa, con hileras de asistentes que hicieron que las calles aledañas quedaran cortadas por los ríos de personas que, o bien volvían a sus camas, o se iban en busca de fiesta, cambiando el colchón por la sidra.

  
Soziedad Alkohólika
  
 
 Comentarios
comments powered by Disqus
Crónicas
27/08/2022 - Huerta del Obispo
Alcal谩 de Henares (Madrid)
10/09/2022 - Espacio Creativo Jos茅 Manuel Illera
Torrelavega (Cantabria)
10/09/2022 - Recinto
Ciempozuelos (Madrid)
03/09/2022 - Guerras C谩ntabras
Los Corrales de Buelna (Cantabria)
07/09/2022 - La Maestranza
Sevilla (Sevilla)
09/09/2022 - Los Conciertos de la Muralla
Alcal谩 de Henares (Madrid)
09/09/2022 - El Surtidor
Sar贸n (Cantabria)
26/08/2022 - Huerta del Obispo
Alcal谩 de Henares (Madrid)
05/09/2022 - Fiestas de la Vendimia y el Vino
Valdepe帽as (Ciudad Real)
31/08/2022 - Plaza Principal
Illescas (Toledo)
02/09/2022 - El Varuko
Vio帽o (Cantabria)
30/08/2022 - Guerras C谩ntabras
Los Corrales de Buelna (Cantabria)
28/08/2022 - Bah铆a Sound
San Fernando (C谩diz)
01/09/2022 - El Varuko
Vio帽o (Cantabria)
25/08/2022 - Huerta del Obispo
Alcal谩 de Henares (Madrid)