COLABORACIONES
 Crónica
 
Sínkope + Barracüda
  31/08/2022     
  Mario Luis     
  Cristina Peligros
  Plaza Principal, Illescas, Toledo
www.insonoro.com

A mediados de agosto andaba yo hablando con Vito Iñiguez minutos antes de empezar un concierto de Sínkope en un pueblecito de El Bierzo al que fui a hacer fotos (del concierto, no del pueblo) y me comentó que el 31 del mismo mes tenían programada una actuación en Illescas (Toledo) en la que también tocaban “unos tales Barracüda” a los que él no conocía. Pues te van a encantar -le respondí- y quedamos en que para asegurarnos, me acercaría a grabar ambos conciertos en video y así podría darme una opinión en persona.

Llegó el día y , aunque llegué al recinto ferial de Illescas varias horas antes para montar el equipo y coordinarme con los técnicos de sonido e iluminación, ya empezaban a congregarse pequeños grupos de personas frente a un escenario que, si desde abajo parecía enorme, desde arriba daba una sensación de espacio aún mayor. Cabe destacar la amabilidad y la actitud colaborativa recibida en todo momento tanto por el cuerpo técnico como por la seguridad del evento y los responsables de la producción, facilitando muchísimo la labor de grabación de los conciertos.

Con un ligero retraso, atribuible en principio a cuestiones de carácter institucional, en torno a las 23:45, la banda de Ciempozuelos formada por Marcos, Millán y Aitor salía a escena con la firme intención de meterse en el bolsillo a un público ávido de buen rock en directo. Podría llegar a pensarse que la mayor parte de los presentes estuvieran contemplando el concierto con el único propósito de coger un buen sitio para Sínkope, pero me bastó un rápido vistazo desde el foso para divisar varias decenas de personas con la camiseta de Barracüda, quedando así de manifiesto que no se trataba de una mera comparsa, sino de un grupo que año a año y concierto a concierto va incrementando su inicialmente discreto número de seguidores, y que no necesitan un gran nombre en el cartel para atraer público, pues el suyo propio es garantía de espectáculo y diversión.

  
Barracüda
 

“Como serpientes”, perteneciente a su segundo EP En La Calle (Beatclap, 2021) fue el tema que abrió el show, durante el cual se hizo uso de dos fuentes de fuego frío que complementaban a la perfección la iluminación del escenario. Como había que recuperar el tiempo perdido con respecto a la hoja de ruta original, la banda decidió acortar, e incluso prescindir de, gran parte del monólogo entre canciones que últimamente viene siendo tan habitual; imprimiendo así un ritmo casi frenético que por momentos recordaba a la dinámica sobre el escenario de grupos como Segismundo Toxicómano o The Nadies.

En un movimiento de avance y retroceso en el tiempo, sonaron a continuación “30 años” (canción aún por grabar) y “Soy tan feliz” (extraído del que fue el primer EP de la formación, publicado en 2018). Y así fueron saltando hacia adelante y hacia atrás, recorriendo su discografía y adelantando algunas canciones que nos hacen presagiar que pronto volverán a pasar por el estudio.

Pero para dejar espacio a lo nuevo hay que ir dejando fuera parte de lo viejo, o estar dispuesto a dar conciertos de tres horas al más puro estilo Robert Smith; y para esta ocasión fueron sacrificadas tres piezas del primer trabajo: “No es no”, canción que giraba en torno a la violación grupal en sanfermines de 2016 y el posterior proceso judicial; “Niñez extinguida”, que trata los recientes cambios en las dinámicas de ocio y socialización durante la infancia y adolescencia; y “Sabia experiencia”, canción con la que personalmente tengo una relación complicada al abordar el inexorable envejecimiento y yo padecer una especia de síndrome del Capitán Garfio…

  
Barracüda
 

Y siguieron cayendo los temas y el público se fue viniendo cada vez más arriba. Y llegó el momento del solo de batería de Marcos. Y una pequeña performance a cargo de Carlos, fotógrafo que acompaña al grupo, anunció “El atraco”. Y, cuando el concierto se hallaba en su punto álgido, sonó “Pastorear”, tema fetiche de la formación que quizá no sea el mejor, pero sí el más pegadizo y el que su público recibe con más entusiasmo, que aboga por la sencillez de la vida en el entorno rural en contraposición a lo frenético e insustancial de la ciudad.

Calles borrachas” fue la canción encargada de cerrar, acompañada nuevamente del fuego frío y de unos aplausos que parecían no terminar nunca. Mientras me disponía a recolocar las cámaras, me crucé con Vito detrás del escenario y le pregunté si yo tenía razón. Con el ruido no pude escuchar su respuesta, pero viendo la manera en la que sonreía, no hizo falta.

  
Barracüda
 

Tras el correspondiente ir y venir de técnicos y el oportuno cambio de cacharerría, fueron los extremeños Sínkope los que salieron al escenario de un recinto ferial que prácticamente rozaba el lleno, y que, aún tratándose de la madrugada de un día laborable, había congregado a un enorme número de seguidores que se habían coordinado por redes sociales para asistir al concierto desde distintas provincias, algunas bastante lejanas.

Aunque nada más empezar la actuación, el de Quintana de la Serena afirmó que “hace días que no vienen a verle las musas”, la pasión y la potencia con la que se inició el concierto y la manera en la que éstas fueron correspondidas por parte del público hizo de la estancia en el foso una experiencia difícil de describir, casi como quien presencia un encuentro entre dos amantes desatados que llevasen años sin verse.

Y es que la piedra angular de la poesía de Sínkope se compone fundamentalmente de amor, sexo, ansia por vivir, deseos de libertad, añoranza por las pérdidas… y sexo otra vez, pero impregnado en un tinte de elegancia y ternura que demuestra una gran sensibilidad y un magistral dominio del lenguaje. Y si todo esto lo envolvemos en un rock sencillo pero efectivo, con dos guitarras que parecen dialogar entre sí al ritmo de un bajo y una batería que laten al unísono, el resultado final es una música que, si en el disco ya suena deliciosa, en directo resulta casi mágica.

  
Sínkope
 

Siguiendo el mismo orden en el que comienza su último trabajo de estudio Por Pensar le Dio al Hombre (Rock Estatal Records, 2020) fueron “Tu nombre”, “La alegre tristeza” y “Por pensar le dio al hombre” las canciones que siguieron a “No fluye nada”, conformando un primer bloque de presentación, tras el cual -como viene siendo inamovible en esta gira- hicieron una pequeña pausa para dedicar el concierto al fallecido Álvaro Delicado, quien fuera amigo personal de la banda y road mánager de la misma (de ahí que la gira 2022 reciba el nombre de “Alvaritour”)

Con “Mi barca y mi mar” (El parque de los poetas, 2017) y “Humo de contrabando” (extraído del álbum homónimo de 2004) continuaron un espectáculo que se estaba viviendo por parte de artistas y público como si fuese el último día en la tierra, sin descanso y sin tiempo para el aburrimiento. “Matar se me olvida” sirvió para hacer una firme condena a la violencia de género que fue ampliamente aplaudida, acompañada del proverbio persa que reza “no hieras a la mujer ni con los pétalos de una rosa”, al que posteriormente el poeta mexicano Amado Nervo añadiría “no la hieras ni con el pensamiento”.

  
Sínkope
 

“Si querer me va a doler” supuso el ecuador del concierto, seguido de “El carro de la vida” (o, en inglés, el carro de la life), canción que fue originalmente grabada en compañía del maestro Kutxi Romero para el álbum Esta Noche se Merece Otra y del cuál se hizo un videclip colaborativo durante el confinamiento en el que además del berriozartarra participaron Ara Malikian, Dave Lerman, Los Niños de los Ojos Rojos, Fernando Madina, Aurora Beltrán, Carlos Escobedo, Andreas Lutz, Bode, Pajarillo, Miguel Márquez, Félix López, El Drogas, Raúl Jiménez, Dandy Piranha, Bambikina y mi admirada Tamara Martínez; cuyos ingresos fruto de la reproducción digital fueron destinados al Centro de Plena Inclusión de Mérida.

Tras “Sin ti no hay color”, una espectadora que estaba detrás de mí le gritó a Vito “De vuelta de ná” a lo que el cantante respondió “concedida” iniciándose así el bloque final del concierto que continuaría con una interpretación de “Le voy a cobrar a tus labios tus miradas” en la que el público se hizo protagonista, “Donde el viento se acuesta”, “Cuando no te pones falda”, “A merced de las olas” y, como no, “En tarros de miel” canción de despedida durante la cual el vocalista de la formación se ausenta momentáneamente del escenario centrando así la atención sobre los increíbles músicos que le acompañan; para, a continuación, volver y reverenciar juntos a un público incondicional que hace de cada concierto un éxito desde que esta gira se iniciase el 9 de abril de 2022 en La Riviera.

Minutos antes de las 3 de la mañana, Vito, Alberto, Maikel, Ferdi y Diego (última incorporación al grupo, que ha resultado ser todo un acierto) se despedían de una Illescas que se resistía a verles marchar y que quedaba deseosa de volver a verles.

  
Sínkope
 
 Fotos
 
  
 
Barracüda - Sínkope
 
 Comentarios
comments powered by Disqus
Crónicas
27/08/2022 - Huerta del Obispo
Alcalá de Henares (Madrid)
10/09/2022 - Espacio Creativo José Manuel Illera
Torrelavega (Cantabria)
10/09/2022 - Recinto
Ciempozuelos (Madrid)
03/09/2022 - Guerras Cántabras
Los Corrales de Buelna (Cantabria)
07/09/2022 - La Maestranza
Sevilla (Sevilla)
09/09/2022 - Los Conciertos de la Muralla
Alcalá de Henares (Madrid)
09/09/2022 - El Surtidor
Sarón (Cantabria)
26/08/2022 - Huerta del Obispo
Alcalá de Henares (Madrid)
05/09/2022 - Fiestas de la Vendimia y el Vino
Valdepeñas (Ciudad Real)
31/08/2022 - Plaza Principal
Illescas (Toledo)
02/09/2022 - El Varuko
Vioño (Cantabria)
30/08/2022 - Guerras Cántabras
Los Corrales de Buelna (Cantabria)
28/08/2022 - Bahía Sound
San Fernando (Cádiz)
01/09/2022 - El Varuko
Vioño (Cantabria)
25/08/2022 - Huerta del Obispo
Alcalá de Henares (Madrid)