COLABORACIONES
 Crónica
 
Los Zigarros
  23/12/2023     
  Txutxy Cano     
  Txutxy Cano
  Escenario Santander, Santander, Cantabria
www.insonoro.com

Anticipándose a la Nochebuena, la gente del Escenario Santander nos iba a traer un plato fuerte, como era la actuación de una de las bandas más importantes de la escena estatal, Los Zigarros, un cuarteto que ya ha pisado este local en numerosas ocasiones, la última de ellas en plena pandemia y que también había sido la última vez que yo los había visto en directo.

Este cuarteto surge tras la marcha de su anterior banda, Los Perros del Boogie, de Ovidi Tormo, voz, guitarra y teclados, y de su hermano Álvaro Tormo, guitarra, a finales del 2011, quienes, junto a Nacho Tamarit, bajo y coros, y Adrián Ribes, batería y coros, dieron inicio a este nuevo proyecto, que ya tiene12 años de vida y que no hace sino crecer año a año.

Hacía un par de meses que la formación había publicado su cuarto disco de estudio, “Acantilados”, que, junto a “Los Zigarros”, del 2013, “A todo que sí”, del 2016, y “Apaga la radio” del 2019, y el directo “¿Qué demonios hago yo aquí?”, del 2020, completa una discografía repleta de buenos temas y con los que han reclutado a una amplia base de seguidores, procedentes de diferentes estilos, ya que son una de esas bandas que gustan a todo el mundo.

No había mucho que pensar y para el citado local santanderino que me fui, un mes y medio desde mi anterior visita al mismo y no será porque no hubiese querido haber acudido antes a algún concierto celebrado allí, como el de Graham Bonnet, pero no siempre las cosas salen como uno quiere.

Como se presumía, el recinto estaba lleno y es que era uno de esos conciertos que todo el mundo esperaba, adquiriendo su último cd nada más entrar para, así, evitar las aglomeraciones del final, un disco, este último, que suena mucho más elaborado que sus precedentes obras, con algunos sonidos nuevos, pero sin alejarse de este estilo que la banda ha venido creando durante todo este tiempo.

  
Los Zigarros
 

pero con un teclado en la parte central y es que esa es una de las tónicas de sus últimas composiciones, la importante presencia de dicho instrumento, comenzando su andadura, tras ser recibidos por una enorme ovación, con “Rock rápido”, de su recién estrenado trabajo, que se inició con mucha fuerza, siendo una pieza muy cañera y aplaudida, y en la que Ovidi sufrió la rotura de una cuerda.

Tras el pertinente cambio de guitarra, algo que sería habitual durante toda la velada, continuaron en ese mismo trabajo con otros dos cortes, siendo el primero en sonar “No pain, no gain”, un tema muy pegadizo y movido y con un sonido movido y bailable, resultando una pieza muy coreable, para seguir con la celebrada “Aullando en el desierto”, la que le da comienzo, con Álvaro apareciendo con una guitarra de doble mástil, mientras Ovidi utilizaba, por vez primera y de manera breve, el teclado, siendo una canción con un buen cambio de ritmo y que fue prolongada, ante el regocijo de todos los presentes.

Pero no olvidemos que la banda tiene 3 discos más y tocaba recordar su ópera prima con un par de temas, siendo el primero aquel con el que los conocí, “Hablar, hablar, hablar...”, un clásico, que, lógicamente, fue muy celebrado y cantado por todos, haciéndonos corear su estribillo a capela, para, sin dejar ese mismo trabajo, ser el turno de la que le daba inicio, “Cayendo por el agujero”, también una pieza muy coreada y que cuenta con un ritmo contagioso y reconocible.

Avanzando en la trayectoria del grupo, éste se adentraba en su segundo trabajo, en el que estaba recogido el animado y directo “Resaca”, un tema muy festivo y que fue muy cantado por un público muy entregado, antes de regresar a su disco debut con “Voy a bailar encima de ti”, una canción que fue enlazada con la anterior y que resultó muy animada, rockera y movida, siendo, también, muy celebrada.

  
Los Zigarros
 

Después de preguntarnos qué tal estábamos y agradecernos nuestra presencia, se mostraron encantados de estar aquí, antes de recordar su anterior trabajo de estudio, en donde estaba recogido “Con sólo un movimiento”, con esa fuerza inicial y que tiene un sonido constante, siendo un tema muy machacón y potente, para, tras presentar a los integrantes de la formación, ser el turno de regresar a su actual obra con “Barcelona”, para la que Ovidi se sentó al teclado, una canción que empezó relajada, con un sonido muy dulce, pero que luego fue cogiendo más fuerza, con un buen solo de guitarra, aunque luego volvió a relajarse.

Unida a la anterior y sin abandonar su último lanzamiento, era la ocasión de dejarse llevar por el tema “Por fin”, con el teclado como nexo de unión y muy presente en su comienzo, pidiéndonos palmas en este corte tan pegadizo y movido, que contó con un buen solo de Álvaro, para continuar en dicho trabajo con “100.000 bolas de cristal”, para la que Ovidi recuperó su guitarra, una pieza que fue iniciada por el sonido de la batería, siendo luego secundado por el bajo, teniendo la misma ese sonido juguetón de guitarra y dejándonos con una canción muy bailable, movida y pegadiza.

Tras agradecer la labor de sus técnicos, a los cuales nombraron uno a uno en reconocimiento a su labor, Ovidi regresó a tocar el teclado en “No sé lo que me pasa”, de su anterior trabajo y que contó con un aire grandioso y con mucha fuerza en la guitarra, además de tener momentos de lucimiento del bajo, siendo una pieza con un prolongando final y con Álvaro mostrándonos sus habilidades, para que su cantante recuperará su guitarra a la hora de interpretar el imprescindible “Dispárame”, de su ópera prima, un tema que contó con eses sonido de guitarra tan especial, muy celebrado y con mucha fuerza y que fue un corte muy disfrutado, que acabó en seco.

Cambiamos ahora de disco y vamos a su segundo trabajo con el corte que lo abría, “A todo que sí”, con ese comienzo tan conocido y celebrado, siendo un tema muy pegadizo y animado, con un sonido constante, pero que luego se vuelve más potente, para retornar a su actual obra con “Cómo quisiera”, con Ovidi sentado de nuevo al teclado, una pieza que se inició de manera relajada, pero que contiene momentos más intensos y un buen solo de guitarra, animándose progresivamente a medida que la canción avanzaba.

De nuevo Ovidi recuperó su guitarra para interpretar “Mis ojos”, compañera de la anterior en este último disco, una pieza muy movida y pegadiza, con mucha fuerza y con un buen solo de guitarra, demostrando la contundencia de su sonido, antes de llevarnos a su ópera prima con uno de sus temas más celebrados, “Desde que ya no eres mía”, muy cantado y coreado y en donde tuvieron un problema con el sonido, que ya venía fallando desde hacía unas cuantas canciones, aunque no pararon de tocar dicho corte.

  
Los Zigarros
 

Debido a este problema, la banda se marchó brevemente del escenario para poder solventar este asunto, regresando a los cinco minutos, como nos habían anticipado, y continuaron su velada con el tema que cerraba su segundo trabajo, “Tenía que probar”, un corte genial, que sonó muy intenso, con un potente sonido de batería hacia su mitad, para luego relajares, antes de volver a coger fuerza, para regresar a su actual disco con la pieza que lo da nombre, “Acantilados”, una de las mejores composiciones del mismo, con ese comienzo tan machacón y en donde nos pidieron nuestras palmas, dejándonos una grandiosa canción, muy poderosa y machacona y que tiene todas las papeletas de ser un futuro clásico del grupo.

Tras el anterior tema se fueron brevemente del escenario, para regresar solamente Ovidi, que se sentó de nuevo al piano para cantar la canción que cierra su actual trabajo, es decir, “El monstruo”, una pieza relajada y que interpretó en solitario, muy calmada y pausada, pero muy bien recibida, tras la que regresaron sus compañeros, con los que brindó, preguntándonos si queríamos que tocasen alguna más, con la lógica respuesta positiva de la concurrencia, lanzándose con “Apaga la radio”, el corte que daba nombre a su anterior obra, que empezó con mucha fuerza y potencia, siendo un temazo, que fue muy celebrado.

Sin pausa alguna y sin dejar su anterior plástico, era el turno de “Malas decisiones”, una pieza muy animada y quedona y en la que nos pidieron palmas en su parte final, con la gente totalmente entregada, para volver a su segundo disco con la muy conocida “Dentro de la ley”, muy rápida y pegadiza, dejándonos con una canción muy movida y coreada y en la que Ovidi toco durante una parte los teclados.

  
Los Zigarros
 

Y llegaba el final del concierto y es que al anterior tema le siguió el celebrado “¿Qué demonios hago yo aquí?”, también de su segundo trabajo, y cuyo inicio fue cantado a capela por el público, un verdadero clásico y que es de los preferidos de sus seguidores, con todo el mundo cantándolo y que sirvió para poner el punto y final a su actuación, tras hora y tres cuartos sobre las tablas.

Los Zigarros nunca fallan en directo y está noche tampoco lo iban a hacer, pese a esos problemas de sonido de los que hablaba un poco más arriba, demostrando, una vez más, lo gran banda que son y creciéndose ante esas adversidades, con una gran ejecución de sus temas y con un público que disfrutó, tanto con los temas clásicos, como con los de su último disco.

Es cierto que su último disco quizás no entré tan directo como lo hacían los anteriores y que necesita de varias escuchas para apreciarlo, pero eso no quita para que sea un gran trabajo y que supone un paso adelante en la trayectoria de la banda, algo que esta noche pudimos comprobar, en donde tuvimos la sensación de ver a una formación de esas que, en poco tiempo, se les queden pequeños recintos como éste o que tendrán que hacer dos fechas allí, y es que su crecimiento no tiene fin.

Sin duda, un concierto de Los Zigarros es una garantía de diversión y buena música y esta noche no fue diferente y, es que, además, las canciones de sus discos salen muy enriquecidas cuando se escuchan en vivo; ¡volved pronto!

loszigarros.com
www.facebook.com/LosZigarros
www.youtube.com/@loszigarros
www.instagram.com/loszigarros

Después de saludar a algunos de los presentes y tras disfrutar de un gran concierto de Los Zigarros, me fui del Escenario Santander, que sigue trayendo muy buena música en directo a la capital cántabra, sobre todo desde que tomó las riendas de la misma la gente de El Silencio Music y es que nos esperan meses muy interesantes en dicho local, con grandes noches, como la que vivimos ese 23 de diciembre y que será difícil de olvidar para los que allí estuvimos.

  
Los Zigarros
 
 Fotos
 
  
 
Los Zigarros
 
 Comentarios
comments powered by Disqus
Crónicas
16/02/2024 - Sala Stage Live
Bilbao (Bizkaia)
09/02/2024 - Sala Niágara
Santander (Cantabria)
10/02/2024 - Sala Wolf
Barcelona (Barcelona)
03/02/2024 - Cervecería Cheers
Cabezón de la Sal (Cantabria)
02/02/2024 - Rock Beer The New
Santander (Cantabria)
10/02/2024 - La Riviera
Madrid (Madrid)
27/01/2024 - Asociación Cultural Los Bancos de Atrás
Unquera (Cantabria)
26/01/2024 - Sala Niágara
Santander (Cantabria)
20/01/2024 - Asociación Cultural Los Bancos de Atrás
Unquera (Cantabria)
02/02/2024 - Sala La Riviera
Madrid (Murcia)
30/12/2023 - Asociación Cultural Octubre
Sierrapando (Cantabria)
20/01/2024 - Sala Lets Go
Parla (Madrid)
29/12/2023 - Rock Beer The New
Santander (Cantabria)
20/01/2024 - Escenario Santander
Santander (Cantabria)
19/01/2024 - Escenario Santander
Santander (Cantabria)