COLABORACIONES
::.:: Reseña ::.::
 
 
VI - 361
Zenobia CD
 
VI
 
 
 
Fecha Publicación: 25/11/2020 Autor: Txutxy Cano
 
 
Comentarios
 
 
En el mundo del Heavy Metal estatal hay que pelear mucho para poder hacerse un hueco y en ocasiones, cuando has tenido la suerte de que tu nombre sea reconocido, tienes que volver a sortear los obstáculos que el camino te va dejando para resurgir con más fuerza y continuar tu trayectoria.
 
Los riojanos Zenobia son una banda que se ha ido consolidando paso a paso desde su formación en el 2002, habiendo editado 6 discos incluyendo este del que os vamos a hablar, además de, entre otros, algún Ep, varios recopilatorios e incluso una obra en directo hace un par de años, siendo una de los grupos preferidos por los seguidores del Heavy Metal y el Power Metal Estatal
 
Desde su anterior trabajo de estudio "Alma de Fuego II" han pasado cuatro años y la banda ha sufrido una reestructuración desde principios de este 2020, quedando la banda actualmente compuesta por su fundador Jorge Berceo a la voz, Javier Herrero que toca la batería en la banda desde hace 11 años, Ernesto Arranz que ya llevaba 4 años a los teclados y los últimos en llegar que han sido Mario Suárez y Marcos Lorente a las guitarras y Héctor Hernáez al bajo, músicos ya conocidos de la escena riojana
 
Este trabajo, titulado "VI", consta de 12 canciones, incluida una introducción, y viene presentado por la portada en blanco y negro obra de Pierre-Alain D, corriendo la producción a carga de Dan Díez y siendo publicado por Maldito Records a principios de septiembre del 2020.
 
¿Y qué nos vamos a encontrar en los 50 minutos que dura el disco? Pues el más puro estilo Zenobia, es decir Heavy Metal y Power a toda pastilla, pero sonando muy variado, intentando introducir un aire fresco a su música, eso sí, repleto de canciones que entran muy bien desde la primera escucha.
 
El plástico arranca con la intro "VI ", con esos teclados que nos van adentrando en una dimensión futurista e hipnótica y esa cuenta adelante hasta enlazar con las guitarras que dan paso a "Sin perder la pasión", combinándose con el teclado, hasta que la voz de Jorge Berceo acelera la canción, con la sección rítmica sonando muy contundente, llegando a ese pegadizo estribillo, que es sucedido por un corto pero intenso solo de guitarra, continuando la pieza con esa frenética velocidad, dando paso a un solo de teclados que nos recuerda a ese sonido de los grandes discos de los 70, duelo con el guitarra incluido, resurgiendo después ese estribillo que ya no nos abandonara hasta el final. Un auténtico cañonazo y una declaración de intenciones que, estoy convencido, en directo será de los favoritos de sus seguidores.
 
A toda velocidad se inicia "La danza del diablo", con las guitarras y las teclados en primer plano y la sección rítmica dejándose notar, antes de que, tras una buena entrada guitarrera, surja la voz que va demostrando las diferentes intensidades que posee para, poco a poco, adentrarnos en ese pegadizo estribillo, muy bien reforzado por los coros, siguiendo la canción por esos derroteros muy efectivos, encontrándonos en la segunda parte de la pieza con un buen solo de guitarra, tras el que el corte se para y sólo se oye la sección rítmica y la voz de manera más relajada para luego resurgir las guitarras y que el tema recuperé la potencia presente en la mayor parte del mismo. Un gran himno que te enganchará a la primera escucha.
 
Vamos ahora con "El último bastión", uno de los adelantos del disco, que se inicia con las guitarras sonando en todo su esplendor y la sección rítmica cogiendo posiciones, rompiéndose ese ritmo inicial con el potente sonido de la batería, apareciendo la voz y llevándonos la canción por una primer parte más relajada, cogiendo luego fuerza algo que se desata en ese épico estribillo, muy hímnico, para, después de una buena combinación entre guitarras y teclado, mantener esa alternancia de intensidades entre estrofa y estribillo, introduciéndonos en un bello sólo de guitarra que se combina con uno de teclados no menos atractivo, volviendo a recuperar esa potencia e intensidad hasta el final. Una verdadera maravilla y una demostración que saben hacer muy buen power metal sonando muy personales.

Como llegando de otra dimensión es el comienzo de "Tu amistad", con un sonido contundente de guitarras combinadas con teclados, mostrándonos un bello sonido con la sección rítmica que se va haciendo cada vez más presente antes de dar paso a un Jorge Berceo que nos vuelve a demostrar sus cualidades, perfectamente arropado por el resto de los instrumentos, manteniendo esa intensidad solo frenada mínimamente antes y después de un estribillo muy potente y pegadiza, demostrando las grandes composiciones que han creado para este trabajo, encontrándonos, después del segundo estribillo, con una trepidante cabalgada de guitarra, acompañando puntualmente por la sección rítmica y los teclados, antes de regresar a ese estribillo que nos llevará hasta ese final que es como una vuelta al inicio del corte. Una gran demostración de la enorme clase de la banda.
 
Llegamos a la mitad del disco con "No me dejes caer" que arranca con esos ritmo tan pegadizo que nos va mostrando cómo va a ser el estribillo, para relajarse un poco cuando surge la voz principal, con esos coros que dan más profundidad al tema, algo que se puede ver también en ese estribillo donde nos hallamos con ese sonido inicial, tras el que de nuevo la pieza se relaja, con los teclados cobrando más protagonismo, para luego ser sustituidos en ese liderazgo por las guitarras hasta recuperar ese estribillo que es seguido por un buen solo de guitarra, muy bien arropado por el resto de los instrumentos, para después del mismo relajarse y ser los teclados los que brillan junto a la voz, regresando luego la fuerza central de la canción y su estribillo que ya no nos dejaran hasta ese final que se acelera, con las guitarras brillando. Un corte algo más suave que los anteriores pero que es muy pegadizo y que podrá ser un gran clásico.
 
Los teclados serán los que den entrada a "Buscando una luz", el que fue adelanto de este disco y que pudimos disftuar antes de que esta pandemia nos obligará a cambiar de vida, endureciéndose el corte con unas guitarras afiladas y una sección rítmica muy potente, cogiendo la canción más velocidad cuando surge la voz principal que nos va mostrando esa variedad de registros que posee, dando paso a un estribillo muy trabajado y con muchos matices, aunque sonando algo más pausado que el resto, pero con la bateria dotándolo de mucha fuerza, tras el cual la pieza retoma esa velocidad para, tras el segundo estribillo, ser los teclados los que tomen inicialmente protagonismo, relajando el sonido que de nuevo se acelera con una gran solo de guitarra que nos adentra en ese estribillo tan efectivo que nos acompañará hasta ese final donde nos volvemos a topar el sonido inicial. Muy buen tema y una buena demostración de la variedad de registros que abarca la banda.

Más potente es el comienzo de "Sigo rugiendo", con la batería haciéndose notar, perfectamente acompañada primero por los teclados y luego por las guitarras, dando al tema un cierto sonido más clásico, si se quiere decir así, para surgir la voz de Jorge con toda su potencia, mientras la canción sigue con esa intensidad y fuerza que se nota aún más en el estribillo, con su vocalista dándolo todo para, luego de un breve solo de guitarra, regresar a ese declaración de actitud que es el corte, con ese estribillo que te hará cantar con ganas, tras el que la pieza se para y se reinicia con los teclados y la sección rítmica, daño paso a un gran solo de guitarra, realmente rápido y al que se unen los teclados, para enfilar la recta final con ese estribillo y un duelo entre los teclados y las guitarras. Han sabido llevar el Hard Rock más setentero a su estilo sin apartarse de su estilo propio y les ha quedado muy muy bien.

Muy potente, con esos teclados que le dan mucha profundidad a ese inicio, es "Jamás", que se para cuando surge la voz de Jorge Berceo, quedándose solo con la sección rítmica y los teclados, para luego ir reapareciendo las guitarras mientras el corte va cogiendo fuerza y velocidad para llevarnos a un genial estribillo, de esos de cantar puño en alto en los conciertos y con muchos coros, siguiendo el tema por esos derroteros hasta que, después del segundo estribillo, cambian el ritmo de la canción dando entrada a un duelo entre los dos guitarrista que nos dejan muy buenos solos, parando de golpe la pieza y surgiendo solo la voz y los teclados hasta que retoman la fuerza que ha tenido la misma hasta su final. Muy buena y con un mensaje muy positivo, algo que siempre hace falta.
 
Vamos ahora con la primera colaboración del disco que es la de Isabel Bermejo, cantante de los Black Desert y que presta su voz en "El laberinto", el cual arranca de manera muy épica, con esos teclados que nos meten en un ambiente casi futurista y un cierto deje industrial, topándonos con la voz de la invitada, siguiendo con ese sonido muy potente y machacón, adentrándonos en un genial estribillo que se queda rápidamente gracias a esa alternancia de las dos voces, tras el cual la fuerza parece relajarse brevemente cuando surgen las voces para regresar cuando nos adentramos en el estribillo, continuando con ese aire fuerte y machacón hasta que las guitarras nos dejan un gran solo, continuando con el estribillo hasta el final. Otra nueva muestra de cómo se puede incorporar nuevos elementos al power metal y que quede muy bien.
 
También tenemos invitados en "Mi mundo por volver" con la voz de Itziar Berradre de Innervoice , el violonchelo de Dani Berzal y el violin de Ferny Ortiz, siendo éstos precisamente los que comiencen el mismo de manera muy relajada, con ese sonido de piano que lo introduce junto a los dos invitados, apareciendo la voz de Jorge Berceo cantando de manera muy pausada pero a la vez con esa calidad que siempre atesora, mientras la canción sigue en esa tesitura calmada, hasta que una guitarra, con un genial solo, endurece el corte, para regresar a la calma pero con más fuerza que antes, surgiendo aquí la voz femenina que brilla especialmente en ese genial estribillo, que se acompaña por un efectivo solo de guitarra con el que concluye. Una bonita balada que seguro llegará muy dentro de sus seguidores y es que la banda también se mueve como pez en el agua en este registro.
 
Y llegamos al final de este gran disco con "El príncipe de la oscuridad", que se inicia de manera calmada con unas guitarras acústicas y el sonido de unos teclados, hasta que las guitarras rugen con los teclados de fondo, mostrándose el resto de los instrumentos y apareciendo la voz de Jorge llevándonos por una canción que coge velocidad en ese estribillo tan potente y con esa temática tan épica que tan bien les queda, jugando después con esos contraste de intensidades, para, tras el segundo estribillo, toparnos con un rápido y brillante sólo de guitarra, con la batería mostrando su fuerza, volviéndonos a encontrar con ese gran estribillo y el vocalista mostrándonos su enrome calidad, relajándose la pieza hacia el final y reapareciendo esas guitarras acústicas iniciales. Un temazo, donde han sabido jugar con esa combinación de intensidades y que les ha quedado realmente genial.

Y así, como un suspiro, se me ha pasado este sexto disco de los riojanos que, para mí, es el mejor que han hecho hasta la fecha porque han sabido introducir nuevos elementos a su música sin perder la esencia que la banda se ha ido labrando durante estas casi dos décadas de trayectoria,
 
Musicalmente todos están a un gran altura, pero sobre todo poniéndose al servicio de las canciones, algo que hace todavía más grande este trabajo, ya que las 12 canciones son realmente muy directas y efectivas, al margen de que unas puedan gustar más que otras, pero sin que ninguna de ella esté de más; cualquiera de ellas puede ser single.
 
Por último, y no por ello menos importante, Jorge Berceo esta realmente genial a las voces, luciéndose cuando tiene que hacerlo pero, sobre todo, transmitiendo en cada canción eso que nos quiere expresar, en unas letras donde la épica y los sentimientos son los principales referentes.
 
Sin duda alguna estamos ante uno de los mejores discos de Heavy Metal que se han editado en este 2020 en nuestro estado, por lo que debemos felicitar a la banda que, no sólo ha sabido renovarse con los cambios en la formación, sino que han creado el que puede ser su trabajo definitivo.
 
¡Enormes!
 
www.facebook.com/zenobiabanda
www.youtube.com/channel/UCH1LFj2v9l4TD1r424YG_qw
 
 
::.:: Comentarios ::.::
 
 
comments powered by Disqus
..:: Noticias vinculadas
 
 
  
28/12/2020 08:31
 
 
  
27/12/2020 22:08
 
 
  
25/11/2020 22:35
 
 
  
23/10/2020 07:31
 
 
  
09/09/2020 07:16
 
 
  
05/09/2020 09:05
 
 
  
03/09/2020 07:27
 
 
  
28/08/2020 08:19
 
 
  
22/07/2020 09:35
 
 
  
18/07/2020 09:43
 
 
..:: Entrevistas
 
 
  
15/01/2021
 
 
  
13/01/2021
 
 
  
08/01/2021
 
 
  
24/12/2020
 
 
  
18/12/2020
 
 
..:: Videos
 
 
  
11/03/2017 - Azeros Rock Festival
El Astillero (Cantabria)
 
 
  
11/03/2017 - Azeros Rock Festival
El Astillero (Cantabria)
 
 
  
26/11/2019 - -----
Vitoria-Gasteiz (Bizkaia)
 
 
  
11/03/2017 - Azeros Rock Festival
El Astillero (Cantabria)
 
 
  
08/04/2020 - -----
----- (Cantabria)
 
 
  
11/03/2017 - Azeros Rock Festival
El Astillero (Cantabria)
 
 
  
05/04/2020 - -----
El Astillero (Cantabria)
 
 
  
10/12/2019 - -----
Vitoria-Gasteiz (Araba)
 
 
  
26/11/2019 - -----
Vitoria-Gasteiz (Bizkaia)
 
 
  
30/08/2019 - -----
Vitoria-Gasteiz (Araba)
 
 
 
     
 
  
Insonoro.com, desde 2003
  
Insonoro.com Navega Busca Colabora Usuarios
              
    Contacto     Noticias     Salas de conciertos     Noticias     Facebook
    Tienda     Crónicas de conciertos     Agenda, conciertos     Conciertos     Twitter
    Publicidad     Reseñas de discos     Búsqueda general       Salas de conciertos     Instagram
    Logos     Entrevistas         Youtube - Canal nacional
    Licencia CreativeCommons     Rumiaciones          Youtube - Canal internacional
    RSS - Noticias     Canciones           Youtube - Canal entrevistas
      Videos         Vimeo
      Tinta & Decibelios           iGoogle
      Girls to the Stage!      
       Fotos finales