COLABORACIONES
 Reseña
 
Isabel Marco "Sin Domesticar"
  25/01/2022     
  Txutxy Cano
 
Hasta de los momentos peores que nos toca vivir hay que sacar las partes positivas y esta pandemia que estamos sufriendo durante los dos últimos años nos ha permitido tener más tiempo para hacer cosas que en nuestro ritmo de vida habitual no haríamos y en el caso de la música nos ha facilitado descubrir o volver a discos y artistas a los que quizás no habíamos prestado la atención necesaria.
 
En mi caso, y a raíz de la publicación de este "Sin domesticar" de que os voy a hablar, he profundizado en los tres discos que ha editado Isabel Marco al margen de Insolenzia, descubriendo la enorme calidad de la artista en sus composiciones y en sus directos, ya sea en formato acústico, como pudimos ver en el Rebujas Rock 2021 o en modo eléctrico, como contemplamos poco después en Santander.
 
Precisamente en el festival del valle de Buelna me compré este disco, que había salido a la venta la semana anterior, una obra que nos viene presentada por un fantástico trabajo gráfico de Diego Vicente, con fotografías de Punto & Coma Studio, habiendo sido grabado y mezclado en los Ovni Estudio de Bonielles en Asturies durante la primavera del pasado 2021, siendo producido por Pablo Martínez, que también fue el técnico de sonido junto a Daniel Sevillano, y con la asistencia de grabación de Cristina Álvarez. Por su parte, la masterización tuvo lugar en julio de ese mismo año en los Sonobox de Madrid por Manuel Colmenero.
 
El disco, editado y distribuido por Carcajada Records, cuenta con la producción ejecutiva de Daniel Sancet, estando a cargo de la representación artística Alternativa Management, siendo la propia Isabel la compositora de la letra y la música de todos los temas además de hacerse cargo de la voz y de la guitarra, estando acompañada en la grabación por Guille "Mara" Rubio a las guitarras eléctricas y acústicas, Alex Sierra al bajo, Adri "Cheriff" López a la batería y percusión y Alfredo González a los teclado y coros.
 
Y este disco, que a mí me ha parecido de lo mejor del pasado 2021, consta de 9 temas con una personalidad muy propia en cada uno de ellos y donde la música te atrapa junto a unas letras con un mensaje muy marcado, llevándonos por las sensaciones y perspectivas de la artista durante estos algo menos de 38 minutos que dura este álbum del que tuvimos la oportunidad de hablar con Isabel en una entrevista que la hicimos.
 
El trabajo se inicia con "Trampas al reloj", ese tema que habla sobre la dura vida de las mujeres del norte en tiempos de necesidad y que ha salido recientemente como video, comenzando con ese sonido tranquilo de guitarra para luego dar paso al resto de instrumentos y a la voz de Isabel que nos llevan por un ritmo constante y movido que nos introduce en ese pegadizo estribillo, tras el que los teclados cobran cierto protagonismo antes de que la voz vuelva a surgir junto a un bajo muy marcado, para de nuevo mostrarnos ese estribillo, relajándose la pieza momentáneamente, pero cobrando más fuerza cuando aparece de nuevo la voz, adentrándonos la batería en ese estribillo que nos va a acompañar hasta el final. Una buena canción y que nos muestra lo bien que suena la banda, con una magnifica ejecución de todos los músicos.

La siguiente canción es "Cuando nadie está", la que fue segundo video adelanto, y es una pieza realmente muy bella, que se inicia de manera muy calmada, con la guitarra acústica en primer plano, asomando la voz de Isabel con toda su personalidad y el bajo, para luego incorporarse el resto de los instrumentos, con los coros muy presentes, algo que se agudizará en ese pegadizo y coreable estribillo y en donde los teclados van a tener mucha presencia, retomando ese ritmo previo al estribillo con una bella letra, hasta que de nuevo éste vuelve a surgir, para luego aparecer una guitarra más intensa, manteniendo ese sonido constante con un breve parón previo al final del corte. Un tema muy bonito y que en directo te pone los pelos de punta ya que hay mucho sentimiento en el mismo.

Otra que también ha salido como adelanto del disco, ha sido "Hojas que se van", una canción que nos lleva a evocar esos recuerdos de los que no debemos desprendernos y que forman parte de nuestras vivencias, con un inicio bastante tranquilo, la guitarra casi susurrando y la sección rítmica sonando suavemente, mientras Isabel nos va mostrando la letra de una pieza que se va a ir intensificando al llegar a ese pegadizo estribillo, para de nuevo relajarse tras éste, manteniendo esa intensidad que aumenta a la llegada del estribillo, tras el que el corte entra en una fase como más intima, para dar paso al estribillo y a esa música que nos acompañará hasta ese final en donde los teclados tienen bastante protagonismo. Un tema muy íntimo y que, como todas los que aquí vamos a escuchar, nos hace reflexionar sobre nuestra propia realidad.

Pero si hay una canción con la que realmente me he enganchado a esta banda es con "Electricidad", el que fue acertadamente primer adelanto de este álbum y que arranca con ese eléctrico sonido de la guitarra, para luego entrar el resto de los músicos y la voz, ganado intensidad hasta que la música se para mostrando solo la voz antes de ese pegadizo estribillo, muy intenso y guitarrero, retomando esa esencia previa, sin perder su fuerza, entrando de nuevo ese estribillo que no te puedes quitar de la cabeza y luego ser la guitarra la protagonista con un bello solo, antes de que entre de nuevo la voz, con esa intensidad de la que también participa el estribillo, para recuperar el mismo con el que vamos a viajar hasta el final, con la guitarra realmente encendida y demostrando, por si quedaban dudas, que esto es rock and roll. Un temazo que saca la parte más rockera de la banda.

Y casi sin darnos cuenta llegamos a la mitad del disco con "Huida hacia ninguna parte", esa pieza basada en un hecho real de una maestra que tuvo que huir de su tierra y que en dicha huida sufrió todo tipo de maltratos, incluida una violación de la que quedo embarazada, una desgarradora historia que empieza de manera potente, relajándose un poco cuando entra la voz de Isabel, dando paso a un estribillo muy intenso y quedón, quizás de los que más se te graban por lo coreable del mismo y lo duro de la temática tratada, tras el que la canción se vuelve a relajar mientras sigue narrando este grave hecho, dando entrada de nuevo a ese estribillo, pasando a una parte donde la música mantiene esa intensidad que se verá arropada por la voz y aumentando con ese ruego que da paso al estribillo con el que concluirá el corte, siempre con los coros haciendo una gran labor. Un temazo cuya temática ojalá nunca se repita y que nos hace reflexionar acerca del mundo en el que vivimos.
 
Una de las piezas que más me llamó la atención cuando la escuché por vez primera en directo fue "La chica que pudo correr", una canción que habla de una mujer que vive una relación toxica de la que decide escapar para vivir su propia vida, iniciándose el corte de manera potente, con todos los instrumentos asomando a la vez, para luego relajarse al aparecer la voz de Isabel que nos va relatando la triste vida de la protagonista, pasando a intensificarse cuando llega el estribillo, manteniendo la guitara esa potencia para luego relajarse ligeramente pero siempre con esa fuerza encubierta que se desata en el estribillo, tras el que Isabel, de manera calmada, nos relata la situación de la chica que está viviendo esta situación, para luego entrar una guitarra más cañera que da paso a ese estribillo que se te quedará grabado en la cabeza. Un canto de esperanza a romper con aquello que nos corta nuestra libertad y huir para ser nosotros mismos.

Muy juguetón es el comienzo de "Detrás del último segundo", con ese sonido de guitarra tan peculiar y que es acompañado por la voz de Isabel en un arranque muy intimista pero con intensidad, dando paso a ese estribillo acústico y pegadizo donde la fuerza la pone la voz principal, para luego recuperar ese ritmo inicial e ir incorporándose el resto de los instrumentos de manera sigilosa, algo que ya es más evidente en el segundo estribillo, con unos buenos coros, después del cual la canción se relaja hasta que de nuevo coge fuerza con la voz principal que nos muestra cuales han sido algunas de sus influencias culturales, para regresar a ese estribillo, tan positivo y optimista y que trasmite tantas buenas sensaciones, y con el que despiden el corte. Más tranquilo pero con un sonido muy personal e intimista.
 
Otro temazo es "Saben mi nombre", que habla sobre los miedos que todos podemos tener dentro de nosotros mismos y que se inicia con una guitarra intensa que da paso a una parte más relajada con la voz de Isabel, intensificándose la pieza a medida que nos vamos acercando a ese estribillo que se te queda rápidamente y en donde, una vez más, hay que destacar la labor de los coros, para, tras un breve sonido de guitarra, recuperar esa parte más tranquila previa al estribillo pero de nuevo recuperando esa fuerza a medida que nos acercamos al mismo, asomando de nuevo la guitarra con clase y elegancia, dando paso de nuevo a la voz que para en seco antes de introducirnos una vez más en ese estribillo con el que vamos a viajar hasta el final. Muy bella canción que te envuelve totalmente cuando la escuchas.
 
Y, como se suele decir, lo bueno si breve dos veces bueno, llega el final del disco con "Ya tengo ganas", esa oda a la música en directo y que se inicia de manera relajada pero con esa fuerza que nos muestra Isabel siempre con su voz, para dar paso a un estribillo potente y pegadizo, con unos coros muy bien logrados, para pasar a relajar de nuevo la pieza, pero siempre con esa sensación de que enseguida va a estallar todo, algo que ocurrirá al llegar al estribillo, pasando por una parte más relajada e instrumental, para ser de nuevo la voz la que recupera esa fuerza, siendo primero casi a capela en la parte previa al estribillo que nos acompañará hasta el final, con una guitarra bien contundente acompañando. Un brillante final para un grandísimo disco.

Un grandísimo disco el que se ha sacado Isabel Marco y su banda, Los Rockanrolas, una obra en donde las letras están muy bien trabajadas y la música es muy elegante y con mucho estilo y es que nada está de más, consiguiendo que cada canción tenga una personalidad propia y que, sin salirse de la esencia del estilo de su música, éstas brillen de manera individual.
 
La vocalista está fantástica, mostrando en este trabajo toda la personalidad que tiene sobre las tablas y los músicos hacen una excepcional labor, con momentos para el lucimiento personal, pero siempre al servicio de las canciones, perfectamente arropadas éstas cuando es necesario por unos magníficos coros.
 
Sin desmerecer los trabajos previos, "Quiero ser agua" del 2018 y "Nada será igual" del 2020, se ve una obra más madura y más completa, con las bases ya más asentadas pero sin perder esa frescura que tenían sus discos precedentes, regalándonos una maravillosa colección de temas que son una delicia para los sentidos y que recomiendo a todos aquellos que disfruten de la música sin ponerse limites.
 
¡Discazo!
 
www.alternativamanagement.com/artist/isabel-marco
www.facebook.com/isabelmarco.oficial
www.youtube.com/ISABELMARCO
 
 Comentarios
comments powered by Disqus
Noticias vinculadas
08/04/2022 07:02
08/03/2022 15:10
25/01/2022 22:57
25/01/2022 07:39
23/12/2021 08:17
17/12/2021 07:53
27/11/2021 09:18
29/10/2021 07:56
28/10/2021 22:10
24/10/2021 22:09