COLABORACIONES
 Crónica
 
Rebujas Rock 2021: El Niño de la Hipoteca + Desastre
  01/10/2021     
  Txutxy Cano     
  Txutxy Cano
  Pista Cubierta Peña Rebujas, San Mateo, Cantabria
  
www.insonoro.com

La verdad es que tenía muchas dudas de que esta año se pudiera celebrar una nueva edición, la 25 ni más ni menos, de ese veterano festival cántabro que es el Rebujas Rock y que tiene lugar en la localidad de San Mateo de Buelna, habida cuenta todas las problemas derivados del Covid y de las trabas que para realizar conciertos estaban poniendo las diferentes instituciones pero, y casi sobre la bocina, al final esta edición pudo salir adelante.

Y lo hizo gracias al empeño que han puesto los organizadores, que presionaron a dichas instituciones de tal manera que éstas no tuvieron más remedio que aceptar sus demandas sólo un par de semanas antes de la celebración del mismo; pelando se consiguen las cosas.

Lógicamente, esta edición iba a ser diferente a la de otros años, partiendo de la base de que los conciertos todavía tenían que verse sentados y por ello regresaron a su ubicación inicial, situada en la pista cubierta en donde está ubicada la Peña Rebujas y cobrando un precio simbólico de 5€ por día.

Y es que, sí, este año no iba a ser un día, ni dos sino 3 fechas, repartidas durante los primeros días de octubre y, como no podía ser de otra manera, para allá que me fui, para estar los tres días, como llevo haciendo desde aquel 2005 que pude asistir por vez primera hasta ahora, siendo lógicamente la última a la que fui la del 2019 y habiendo visto parte de la del pasado año que fue vía streaming por la pandemia.

El éxito de esta jornada estaba asegurado ya que las entradas se habían vendido rápidamente con el primer aforo permitido y estuvieron a punto de hacer pleno con la ampliación posterior, lo que se demostraba que había ganas de Rebujas y también de ver a las bandas que iban a actuar esta noche.

¿Y alguien se espera un Rebujas sin Desastre? Pues no, porque la banda y el festival tienen un matrimonio feliz desde hace muchos años que hace que sea segura su presencia, salvo causas de fuerza mayor, y este año allí iban a estar, un año más, y en esta ocasión para abrir este Rebujas en la jornada del viernes, con la noche ya cayendo sobre la localidad cántabra.

  
Desastre
 

No traían nuevo disco esta vez, recordemos que el último es aquel “No hay sitio para nadie más” del 2017, pero si un cambio en la formación y es que a Alfonso bajo y voz, Archí a la guitarra y coros y Chus a la batería les acompaña ahora Johnny de los Quemadura a la guitarra y coros, y repasarían sus ya 33 años de existencia que se dice pronto.

La gente fue llegando de manera gradual, encontrándome a mucha gente con la que hacía mucho tiempo que no coincidía, lo que hace ver lo especial que es poder acercarte a un concierto o a un festival como éste y eso que en estos tiempos no se puede interactuar como nos gustaría por lo conocido por todos, pero algo es algo.

Y con relativa puntualidad fueron subiendo los integrantes de la banda con la habitual música que da comienzo al circo y es que fue precisamente esa canción, “El circo”, de su más reciente “No hay sitio para nadie más” de hace ya 4 años, con la que comenzaron, muy animada y con un invitado que hizo la presentación en la parte central, para darnos al bienvenida al Rebujas Rock y seguir con “De pena”, de aquel “Soltando lastre” del 2012, con una temática muy dura pero que es un clásico del grupo.

No hubo pausa alguna y la anterior canción fue unida a “Mal trago”, de aquel “Dando que hablar” de 1998 que les hizo tener un nombre en la escena estatal, una de las canciones más clásicas de la banda, para volver a darnos la bienvenida a este 25 Rebujas Rock, cuyos organizadores son gente que siempre están realizando lo que algunos llaman “Utopía”, de aquel “Callejón Desastre”, que tanto gustó y en el que nos dejaron un gran solo de guitarra.

Anticipando que ya queda poco para poder abrazarnos y estar más juntos, era el momento precisamente de “Un abrazo al dormir”, de su trabajo de hace 9 años, otra entrañable pieza que tiene una de esas letras que te llegan tan dentro, para echar la vista más atrás en el tiempo y llevarnos al año 2000 en que editaron “Tres y medio” y en donde aparecía “Siempre hay otros”, esa canción dedicaron a su barrio, aunque ya ninguno viva allí, otra que siempre funciona muy bien en directo, viéndose esa comunión existente entre la banda y los asistentes a este festival.

  
Desastre
 

Pero no hemos de olvidar que la banda tiene un muy buen último trabajo del que pasaron a tocar un par de temas, comenzando por la que lo abría, es decir, “La cometa azul”, muy bien acogida, para, tras un breve respiro, continuar con “La princesa de Usera”, con la gente acompañando con las palmas, siendo otra gran pieza que estaba incluida en dicho álbum.

Otra canción siempre muy querida es aquella “Soltando lastre”, que daba nombre a su trabajo del 2012, con la gente cantándola con ganas, tras la que nos agradecieron los aplausos y pasaron a presentar a Johnny, el último en llegar, y luego al resto de músicos, dedicando a un amigo que los había dejado ese temazo que es “Vidas cruzadas”, de su obra del 2009, poniéndonos la carne de gallina.

Sin parar, enlazaron la anterior con ese “Dispárame”, que aparecía en su último disco y que demostró, una vez más, la gran calidad de dicho trabajo, tras el cual recordaron el ruido que ha tenido que hacer la organización para sacar esto adelante, pidiendo un fuerte aplauso para ellos, continuando con uno de los más esperados cortes como es “Tambores de guerra”, de su plástico del 2012,  muy cantado y con el público acompañado con palmas y el grupo alargando el final.

No querían que aquello se enfriase y sin pausa alguna continuaron con “Dando que hablar”, el tema que daba nombre a su álbum de 1998, muy coreado y cantado por un público ya totalmente entregado, antes de anticipar que la siguiente era una pieza que repasaba tanto la historia del festival como de la banda, siendo un corte muy extenso en donde interpretaron canciones de su discografía como aquella “Crisis”, de su obra de igual nombre de 1994 en donde también estaban “Sonreiré” o “Fiesta jamaicana”, o ese “Tres y medio” en donde aparecían  “Lo que podemos hacer” y “Mientes”, así como su disco del 2009 en donde estaban registradas “África”, “La mina” y “ To´s d’acuerdo”, dejándonos para el final las recogidas en su ópera prima “Junto y revoltosos” del olímpico 1992, como “ Se abre la veda”, “Desde mi ventana” y ese “Desastre”, con la gente cantando el final; un gran manera de repasar canciones que hacía mucho que no se oían en directo.

Preguntándonos que tal iba la noche, con positiva respuesta por parte de la gente, era el momento de algo de “Acción”, también de su disco del 2009 y que nunca puede faltar en sus directos, como tampoco nos imaginaríamos un concierto de la banda sin “El loro”, de su obra del 98 y para el que contaron con la colaboración de Ivan Millán de los Barracuda al saxofón y con todo el mundo cantando con intensidad el estribillo y es que se notaban las ganas de fiesta que había.

  
Desastre
 

El invitado no abandonó el escenario y les acompañó para ese “Tabernera”, de su última referencia, tan bailable y que tanto gusta cantar, antes de que llegará el esperado momento de el himno del festival como es ese “Que no amanezca”, recogido en su disco del 2009, y para el que contaron con parte de la organización, siendo, como es habitual siempre que suena en este evento, uno de lo momento más emocionantes de toda la noche; sin palabras.

Y llegaba el momento final de su actuación y es que había que dejar paso a El Niño De La Hipoteca, pero antes era el turno de “Me piro”, la que abría su plástico de 1998, con  la gente aclamándolos  y ellos asegurando que el año que viene volverían y es que son parte de este festival.

Y así, tras 90 minutos sobre las tablas, se fueron la gente de de Desastre que dieron un gran concierto, muy intenso y ameno, con la gente muy entregada y es que había muchas ganas de reencontrarse con la banda en esta localidad que tanto quiere a los de Usera y estos a San Mateo.

Hicieron un amplio repaso a su trayectoria, recordando canciones no muy habituales, como esas que aparecían en el medley del que hablaba unas líneas más arriba, pero sin dejar de lado a sus más conocidos temas, siempre con esa entrega y ese buen rollo que trasmite el cuarteto sobre las tablas.

Probablemente sea de los conciertos que más he disfrutado de Desastre porque solo compartían escenario con otro grupo y saboree más sus temas, con la banda muy engrasada pese al reciente cambio de guitarra y es que donde hay calidad se nota.

¡Nos vemos el año que viene como tarde!

desastreuseragrupo.wixsite.com/weboficial
www.facebook.com/desastre.usera
www.musikaze.com/_sites/site/index.php?site=desastre
www.youtube.com/channel/UCc8ZVZXDNfdb9B2ZBnV12tw

  
Desastre
 

El grupo que iba a cerrar esta primera jornada era El Niño De La Hipoteca, o lo que es lo mismo la banda liderada por Guiu Cortes, un músico catalán que lleva 14 años con este proyecto, habiendo publicado hasta la fecha cinco discos de larga duración y 3 Eps, siendo lo último publicado un Ep llamado “Punk Blando” en este mismo 2021, con regrabaciones de algunos de sus temas más conocidos con colaboraciones de otros artistas.

El grupo está compuesto por el propio Guiu Cortes a la voz, Miguel Pino a la guitarra, Carlos Cuevas al bajo y Dani Tejedor a la bateria, voz y guitarra, unos músicos con mucha calidad como demostraron esta misma noche.

He de reconocer que no había seguido la trayectoria del citado grupo pero que lo que fui escuchando me había estado gustando por lo que tenía bastante interés en ver que nos deparaba su velada que, en esta ocasión, iba a ser con la banda al completo, algo que, sin duda, le iba a dar más empaque a su actuación.

Tras un cambio muy rápido y después de los anuncios de los patrocinadores, que encabezaron todas las actuaciones del fin de semana, salía en primer lugar Dani Tejedor que empezó a aporrear su batería, marcándose un gran solo, subiendo el resto de los músicos luego, con su líder saludándonos y presentando la primera canción que se llamaba “Romeo y Julieta”, registrado en su segundo disco, “Mi novia de 2ºB” del 2011, que sonó más cañera y con la gente muy animada, demostrando las ganas que había de verlos en directo.

Sin pausa alguna, llegaba el turno de la que daba nombre a ese segundo trabajo, “Mi novia de 2ºB”, mucho más animada de lo que me esperaba tras escuchar su disco y más intensa, reconociendo que estas canciones anteriores eran del punk blando de su adolescencia, siendo ahora el turno de “Mi último romance”, una pieza que subió a las redes el pasado año, más tranquila y relajada y dando otro enfoque al concierto.

Elogió a la localidad en donde tenía lugar el evento con eso de que le parecía un continente, pasando a interpretar uno de sus clásicos, como ellos mismos lo definieron, y es que llegaba el momento de “No te irás jamás”, de su primer disco “Que te vaya bien” del 2009, muy celebrada como también lo sería esa crítica a los reality shows que es “Adán y Eva”, de su segunda obra, más intensa y con gran lucimiento por parte de Carlos Cuevas.

  
El Niño de la Hipoteca
 

Para la siguiente pieza se fue del escenario el vocalista ya que sería Dani Tejedor el que dejase su batería en manos de Dani Man, para hacerse cargo de la voz y la guitarra en “Una canción que destrozar”, un tema que el batería grabó en su disco de hace 4 años “Cuerpo de ciudad” junto a El Kanka, siendo un corte relajado pero con algunas partes intensas, para recuperar la formación clásica de la banda, con ese alegato contra el abandono de los animales que es “El perro Freddy”, que fue subida a las redes en el 2015 y recogida en su último larga duración hasta la fecha “Esto no es un disco Vol1” del 2019, muy movido y que me gustó mucho.

No querían que aquello decayese y llegaba el momento de “Te quiero”, que aparecía en su ópera prima y que nos dijeron que es lo que sentían  por todos nosotros, con un gran solo de guitarra, antes de anunciarnos que iban a hacer una baladita que no suelen tocar, siendo el turno del “A un palmo de la gloria” de su disco del 2011 y en la que nos pidieron un fuerte aplauso para técnicos y organización, siendo un momento bastante entrañable y que relajó un poco la velada.

Llegaba el momento de un poco de rock and roll, como anunciaron “Sexy de estar por casa”, que subieron a redes en el 2019 y que está recogido en su EP de este mismo año, más cañero que la anterior para contrastar, para luego pasar a su lado más punk  con “El punky del barrio de al lado”, una pieza que subieron a internet a comienzos del año pasado, todavía más dura y potente y con una letra más revindicativa.

Alguien de la organización del Rebujas Rock había pedido que tocasen “Tripas”, de su segundo disco, y aunque en un principio no la iban a cantar, lo hicieron y la gente se animó aún más con ese final acelerado que tiene, para hacerse Guiu con la guitarra e interpretar “Y bailó una eternidad”, de su primer trabajo, más tranquila y calmada pero luego cogiendo fuerza al final.

La calidad de los músicos que forman la banda estaba siendo más que demostrada pero Miguel Pino se encargo de reforzar esa certeza con un gran solo de guitarra, arropado por el resto de los músicos, antes de que Guiu nos anunciase que el concierto se iba acabando y que ahora llegaban los éxitos, como ese “Yonki”, que aparecía en su disco del 2019 y que habla de cómo el vocalista tuvo una adicción y descubrió que mucha gente está enganchado a muchas otras cosas, siendo una de las que más me gusta del grupo.

Anunciaron que iban encarando la recta final de su actuación y que llegaba el turno de “Que te vaya bien”, otra de su primer disco pero que, como otras muchas, han ido recuperando en diferentes recopilaciones, muy animada y celebrada y siendo unida con “Copypaste”, ese mix compuesto por trozos de muchas canciones conocidas y que publicó en video hace 10 años, muy cantada por la gente, antes de recuperar el tema anterior y despedirse de todos nosotros.

  
El Niño de la Hipoteca
 

Pero los presentes querían que la banda regresará para tocar unas cuantas más y ésta regreso con los gritos de otra de fondo, anunciando que luego estarían con el que quisiera y venderían discos y camisetas, pero siempre siguiendo los protocolos, siendo el momento de “La más bella”, otra que aparecía en su primer disco, con ese comienzo tranquilo pero que luego se acelera.

Sin pausa alguna llegaba la esperada “Cum Laude”, subida a redes en 2017 pero publicad en su disco de dos años después, con todo el mundo bailando en sus asientos y cantando, pasando a agradecernos nuestra presencia, y confesando que con la siguiente se iban, siendo el turno de “Alquitrán y carmín” que aparecía en su obra del 2016 “Operación guitarra Sessions” y que nos dedicó a todos los presentes, poniendo así un gran final a su actuación tras más o menos hora y media sobre las tablas.

He de reconocer, y no me duelen prendas en hacerlo, que no estaba muy seguro de lo que iba a encontrarme esta noche, pero El Niño De La Hipoteca me gustaron mucho en directo, con una actuación más animada y potente que en los discos y moviendo a todo el mundo, haciendo que disfrutásemos del concierto del cuarteto.

 La banda tiene un buen ramillete de canciones que son himnos para sus seguidores y destilan calidad musical por los cuatro costados, sabiendo compaginar esa conexión con el público con una buena muestra de sus cualidades, algo que quedó más que evidente esta noche, y con su cantante ganándose a la gente en todo momento.

Seguiré atento los pasos de la banda y profundizaré un poco más en su discografía porque, la verdad, esta noche me engancharon, por lo que habrá que ver lo que el futuro del grupo nos depara.

¡Muy buenos en directo!

www.ndlhrecords.com.es
www.facebook.com/ElNinoDeLaHipoteca
www.youtube.com/channel/UCE8UKDU81p-Ot1FC8BRTsMw

Y después de hacerme con un vinilo de El Niño De La Hipoteca, me marché de la pista de la sede Peña Rebujas en la primera jornada de este festival que fue un auténtico éxito en cuanto a organización, como nos tienen acostumbrados, y en cuanto a público y, sobre todo, con dos grandes actuaciones de Desastre y El Niño De La Hipoteca, que animaron la noche de San Mateo.

La fiesta seguiría para muchos de los presentes, pero yo tenía que trabajar al día siguiente y me fui muy contento con lo vivido allí esa noche.

  
El Niño de la Hipoteca
  
 
 Fotos
 
  
 
Desastre - El Niño de la Hipoteca
 
 Comentarios
comments powered by Disqus
Crónicas
13/10/2021 - Sala El Sol
Madrid (Madrid)
08/10/2021 - A.C. Octubre
Sierrapando (Cantabria)
03/10/2021 - Pista Cubierta Peña Rebujas
San Mateo (Cantabria)
01/10/2021 - Rock Beer The New
Santander (Cantabria)
02/10/2021 - Pista Cubierta Peña Rebujas
San Mateo (Cantabria)
01/10/2021 - Pista Cubierta Peña Rebujas
San Mateo (Cantabria)
25/09/2021 - Huerta del Obispo
Alcalá de Henares (Madrid)
25/09/2021 - Rock Beer The New
Santander (Cantabria)
24/09/2021 - Velódromo de Anoeta
Donostia (Gipuzkoa)
21/09/2021 - Filmoteca de Cantabria
Santander (Cantabria)
24/09/2021 - Rock Beer The New
Santander (Cantabria)
18/09/2021 - Escenario Santander
Santander (Cantabria)
23/09/2021 - Huerta del Obispo
Alcalá de Henares (Madrid)
17/09/2021 - Centru Cultural
Mieres (Asturias)
28/08/2021 - Huerta del Obispo
Alcalá de Henares (Madrid)