COLABORACIONES
 Crónica
 
Lendakaris Muertos + Ultimátum
  20/05/2022     
  Txutxy Cano     
  Txutxy Cano
  Asociaci├│n Cultural Octubre, Sierrapando, Cantabria
www.insonoro.com

Solamente seis días después de haber estado en la sede de la Asociación Cultural Octubre de Torrelavega, regresaba para disfrutar de uno de los conciertos más esperados del año en Torrelavega, el de Lendakaris Muertos, que habían vendido todas las entradas puestas a la venta una semana antes de dicha actuación.

Los que fuimos previsores y nos temíamos esto, nos hicimos con la entrada con un par de meses de antelación ante el ritmo de venta y las ganas que había por volver a ver a los navarros, pero, desgraciadamente, fueron muchas las personas que, cuando quisieron darse cuenta, ya no pudieron adquirir dicho pase.

En un principio dicho cuarteto iba a actuar en solitario, pero, unas semanas antes de la celebración de tal evento, nos enteramos de que iban a estar acompañados por sus amigos de Ultimátum, por lo que tendríamos doble ración de punk por el mismo precio.

Como era de esperar, habida cuenta el lleno asegurado, se respiraba un buen ambiente en la nave, con muchas personas ya allí desde que se abrieron las puertas y, aunque la hora fijada para comenzar el concierto eran las 20.30, se esperó un poco a que acabase de llegar la gente y solamente 15 minutos después de la hora fijada aquello echó a andar.

Los primeros en salir fueron Ultimátum, esa mitica banda navarra que se fundó en 1984 y en la que en su primera etapa, hasta 1986, estaba presente Potxeta, batería de los Lendakaris Muertos, siendo actualmente la formación la integrada por uno de los fundadores  de la misma, Kutxa a la voz, Jonny Arrastia, el último en llegar, a la guitarra y coros, Jesús Zabalza al bajo y coros y Jon Markez a la batería.

Fueron conocidos por participar en el mítico recopilatorio “Condenados a luchar” de Discos Suicidas en 1985, para, tras su vuelta en 2011, haber publicado tres discos: “Sacrilegio” del 2012, con el que tuve la ocasión de verlos en directo en Comillas, “Odio, rabia y lucha” del 2013 y “Al borde de la locura” del 2019, aunque en poco tiempo van a editar un recopilatorio de su trayectoria en vinilo.

  
Ultimatum
 

Y sin muchos miramientos se subieron a la tablas y comenzaron a tocar “Ley Anti-terrorista” de su primer trabajo, tras habernos saludado y sonando muy intensos, para, después de volver a saludarnos, avisarnos de que acababan de salir de las “Cloacas”, otra de su ópera prima y que se ha convertido en un clásico de la banda, con esa letra tan cañera, mientras la gente iba entrando y cogiendo posiciones.

No han perdido ese espíritu reivindicativo, algo que pudimos contemplar en “Majestad”, de su último trabajo y que dedicaron al emérito, con el recuerdo de su implicación en la muerte de su hermano, un corte que gustó mucho, para, tras un breve respiro, continuar en el mismo disco con “Recuerdos”, con su vocalista muy expresivo, como es habitual en él, y consiguiendo que la gente se fuera metiendo más en el concierto.

Continuaban el recorrido por su obra de hace 3 años con “La droga”, protagonista de la escena en sus inicios musicales, muy pegadiza y con los coros arropando muy bien la voz principal, tras la que nos preguntaron que tal estábamos, con positiva respuesta de los presentes, siendo el momento de escuchar “Resiste”, de su disco  del 2013 y que han recuperado para su ultimo trabajo, una pieza muy intensa y con un estribillo pegadizo.

Retomaron su actual obra con “Oscuro”, un tema con un sonido más siniestro, por decirlo de alguna manera, pero que les quedó muy bien, siendo unido con “Apretar y apretar”, de su anterior referencia y que comenzó de manera más lenta y pausada para luego acelerarse y ser tocada a toda pastilla en la parte final, y es que su música tiene muchos matices pero sin perder su estilo propio.

Nos recordaron que eran Ultimátum y que era el momento de “Paliza”, de su último plástico, en la que metieron bastante caña, siendo una pieza pegadiza y muy aplaudida, pasando ahora a un tema que, como nos dijeron, tiene casi 40 años, “No al estado policial”, y es que, aunque fue grabado en su primer disco, ya aparecía en su primera maqueta, avisándonos de que iban a ir acabando, mientras la gente parecía animarse más con este himno.

No hubo pausa y siguieron con otra pieza que aparecía tanto en la maqueta como en su ópera prima y es que era el turno de la mítica “Países rivales, patrias miserables”, muy celebrada por todos y cantada con ganas, tras la que nos avisaron que ellos estaban punto de acabar y que no iban a aburrirnos más, siendo el momento de “Gasolina”, de su último álbum, muy cañero y realmente un tema que se te queda muy rápido.

  
Ultimatum
 

Pero todos esperábamos como agua de mayo, nunca mejor dicho, las dos canciones que aparecieron en el mencionado disco recopilatorio de 1985 y que luego regrabaron para su ópera prima, siendo el primero en sonar aquel “Ciudadano anormal” que tantas y tantas veces escuché en mi juventud y que fue muy bien recibido, como también lo sería “Sacrilegio”, antes de la cual se despidieron y nos avisaron que nos dejaban con sus grandes amigos de Lendakaris Muertos, agradeciendo lo bien que los habían tratado la Asociación Cultural Octubre, siendo un tema muy animado y en la que pidieron a la gente acercarse para cantar con ellos el estribillo.

De esta manera, y tras más o menos 45 minutos sobre las tablas, concluía el concierto de unos Ultimátum que lo dieron todo, consiguiendo atraer a mucha gente que no los conocían y logrando que aquellos que si los habíamos escuchado nos lo pasásemos muy bien, recordando viejos himnos o descubriendo otros más cercanos en el tiempo.

Son todo actitud sobre  las tablas y, personalmente, este concierto me gustó mucho más que la anterior vez que les vi, con la banda tocando sin apenas pausa y con una buena combinación de temas clásicos y nuevas composiciones que nada tienen que envidiar a sus viejos cortes.

Habrá que seguir los pasos de la banda y ojalá vuelvan por aquí y así disfrutar de ese punk a la antigua usanza que practican, con mucha entrega y muy buenos temas.

www.facebook.com/Ultimatum-232904180234873
www.youtube.com/user/gigatronki
www.instagram.com/kutxaultimatum

  
Ultimatum
 

A estas alturas, hablar de Lendakaris Muertos es hacerlo de una de las bandas del punk estatal más conocidas, con esas letras tan ácidas que caracterizan a este grupo compuesto por Aitor Ibarretxe a la voz, Jokin Garaikoetxea al bajo y coros, Potxeta Ardanza a la batería y el último en llegar Iván Karmona a la guitarra y coros.

En estos 18 años de trayectoria, el grupo ha publicado muchos discos: su maqueta de 2004 “Lendakaris Muertos” y los discos “Lendakaris Muertos” del 2005,  “Se habla español” del 2006, “Vine, vi y me vendí” del 2008, su disco en directo “Directo a los güevos” del 2009,  “Crucificados por el antisistema” del 2012, aquel trabajo con el que regresaron tras un breve parón llamado “Cicatriz en la matrix” del 2016, que fue seguido por “Podrán cortar la droga pero no la primavera”, que incluía su directo “Sin speed  hasta Madrid”, y su más reciente obra “Miedo a un planeta plano (Vol.1)” del 2020.

Precisamente antes de ese último disco iban a publicar “Spainkiller”, del que habían adelantado algún tema e incluso la portada y sobre el que nos comentaron algunos detalles en plena pandemia, pero por culpa del coronavirus aparcaron ese proyecto y editaron el mencionado trabajo de hace 2 años.

Y en el mismo lugar donde les vi la última vez hace ya 4 años, volvió a sonar el himno de la URSS como intro, tras un breve cambio de bártulos, y allí estaba el cuarteto, comenzando su actuación a fuego con ese “Dame punk y dime tonto” que cerraba su primer disco para, sin pausa alguna, irse a lo más actual de la banda con “Miguel Bosé”, de su última referencia y que también fue muy bien acogida.

  
Lendakaris Muertos
 

¿Qué porque estamos en esto? Pues eso, que “Estamos en esto por las drogas”, de su trabajo de hace 10 años y con Jokin haciendo su primera bajada entre el público, para continuar con “El último txakurra” de su segunda obra, todas ellas provocando la alegría entre los presentes, como también lo haría “Esto no es punki” de su tercer disco y con la banda gozándolo a tope igual que los asistentes.

Turno para tomarse un breve respiro que sirvió para saludarnos y presentarse, aunque realmente no hacía falta tal presentación, siendo su nuevo guitarrista, muy metido ya en la dinámica de la banda, el que diese inicio a “Detector de gilipolleces” de su ópera prima y en donde estaba acompañado por “Violencia en acción” que fue unida a la anterior, para pasar a una de mis preferidas, “Cómeme la franja de Gaza”, de su genial trabajo de hace 10 años con Jokin en el suelo mientras Aitor le ofrecía sus botas para que las limpiase como dice la canción.

Haciéndonos participar y cantar con ellos, siguieron con la siempre querida “Fuimos ikastoleros”, de su tercera obra, dedicada a los Ultimátum y para la que Jokin se puso una capucha, muy cantada por toda la sala, siendo seguida por otra muy mítica como es “Pasau de rosca”, de su ópera prima y que también fue muy bien acogida.

Llegaba el momento de uno de esos temas que iban a ir en aquel disco que se quedó parado por la pandemia, “Speed light”, muy guitarrera y que tiene muy buena pinta, hilando la temática de la anterior con que nos metemos hasta “Cerveza sin alcohol”, una de su primera referencia y que no necesita presentación para los seguidores de la banda.

Momento de algunos temas más recientes como la genial “Nunca más volverás a aplaudir en un avión”, de su disco de hace 6 años y que es de mis preferidas, para, sin parar, tocar otra de su última obra, “Donald Sutherland”, ese genial reflejo de la pandemia y de los que iban señalando con el dedo aquello que iban haciendo los demás.

Con Aitor, Jokin e Iván bajando entre el público, llegaba el turno de la siempre esperada “Héroes de la clase obrera”, de su tercer plástico y que fue muy celebrada, para, tras tomarse un respiro, subir a un par de chicos vestidos de oso panda con los que simularon darse un beso Aitor y Jokin antes de “Besos gaztetxeros”, de su segunda referencia.

  
Lendakaris Muertos
 

Era el momento de la canción con la que me enganché a la banda, “Veteranos de la kale borroka”, de su primer disco y que siempre es muy bien acogida, con Jokin con txapela y capucha, siendo seguida por la también esperada “Drogopropulsado”, de su segunda obra y que también fue muy cantada.

Retornando a discos más actuales, llegaba el momento de ese inicio tan pegadizo que tiene “Húngara chúngara”, un temazo de su obra de hace 6 años y que concluyó con eso de “Refugees welcome, sí, pero en mi casa no”, cantado por todos los presentes, para tomarse un ligerísimo descanso en el que Aitor se enfundó la camiseta de la selección española y con todo el mundo gritando ese “goool” que da inicio a “Gora España”, de su primer trabajo y que siempre es muy esperado.

Sin dejar su ópera prima, nos confesaron que esta tarde habían estado de “Centro comercial”, otra de las que son fijas en su repertorio, para regresar a su disco de hace diez años con ese “Satán (Pasao de osca III)”, que dedicaron a los cuatro heavys que quedan en Torrelavega y con ese final en el que interpretan el comienzo del “Black Sabbath” de la banda de igual nombre.

La única canción que sonó aquella noche de su obra de hace 5 años fue la genial “El 4K se llevó a mi chica”, para la que Aitor bajó entre el público, mientras Jonny de Ultimátum subía a hacer coros, después de la cual nos preguntaron si teníamos prisa, a lo cual respondimos que no, confesando que estaban como en casa y siendo el momento de otra muy conocida como es “Nuklearrik bai”, de su tercer plástico, tocada a toda velocidad.

No paraban la intensidad que tienen en sus conciertos y ahora llegaba el momento de “Galletas integrales”, otra de su primer trabajo, para encarar la recta final de su actuación con “Urrusolo Sistiaga I”, muy celebrada y coreada por la gente y que estaba presente en su obra de hace 6 años y que fue seguida, como en dicho disco, por “Urrusolo Sistiaga II: Superhéroe de barrio conflictivo”, con Aitor volando y cantando entre el público, mientras iban abandonando el escenario uno a uno.

  
Lendakaris Muertos
 

La ausencia de los músicos fue aprovechada por algunos de los asistentes para subir al escenario a lanzar consignas contra los presidentes de Cantabria y Euskal Herria, antes de que la banda regresase entre muchos aplausos y continuar con la muy cantada “Ni sí, ni no, ni todo lo contrario”, de su cuarto disco, para pasar a la pandémica “Coctel molotov al chivato del balcón”, de su actual obra, también muy bien acogida.

Turno ahora del tema con el que cerraban su segundo disco, “ETA, deja alguna discoteca”, con ese inicio tan celebrado y que fue tocada a toda pastilla, para regresar a su obra de hace 6 años con “Modo Dios”, de nuevo con Aitor volando y Jonny de Ultimátum subiéndose a los coros, para, al grito de “…Y nosotras ¿Qué?...” continuar, como en dicha referencia, con “Modo Diosa”.

Y ahora sí que llegaba el momento de terminar y cuando Aitor se puso esas orejas y empezó a subir gente disfrazada de “Oso panda” todos sabíamos que llegaba este tema, su pieza más conocida y que estaba en su segundo disco, acompañándolos Jonny y Kutxa de Ultimátum sobre el escenario, siendo precisamente el cantante de la banda telonera el encargado de alargar aquello un poco más, poniendo así un gran punto final a este concierto.

Y con el grupo saludando desde el escenario y el himno de la URSS sonando de fondo, terminaba esta hora y media con los Lendakaris Muertos, una banda que nunca falla en directo y que nos ofrece siempre aquello que vamos a buscar, es decir, canciones directas, humor, buena ejecución de los temas y una interacción con sus seguidores muy grande.

Lo que vivimos esta noche es como si estos dos últimos años no hubieran pasado y estuviéramos antes de la pandemia, asistiendo a un concierto donde todos lo dimos todo y disfrutamos a tope con esta banda que tienen un montón de temas clásicos, incluso alguno de los que no tocaron también lo es, pero que, además, siguen creando nuevos himnos con cada nuevo disco.

Supongo que los siguientes pasos de la banda, además de actuar todo lo que puedan, será preparar un nuevo trabajo, ya sea aquel que tenían antes de la pandemia o bien otro con nuevos temas, y, sin duda alguna, estaré atento tanto a las nuevas canciones como a futuras visitas a estas tierras donde siempre son bien acogidos.

www.lendakaris.com
www.facebook.com/lendakaris
www.youtube.com/channel/UCUKJvy-0S6IHhbNcBg_18FQ
www.instagram.com/lendakaris_muertos

Y tras adquirir algo de merchán y despedirme de algunos de los presentes, me fui a seguir la noche a otros lares, muy contento de esta experiencia vivida, donde Ultimátum reivindicó con buena nota ese estilo punk más ochentero y los Lendakaris fueron pues eso, los Lendakaris, dando ambos grandísimos conciertos y que gustaron a todos los asistentes. Una vez más, gracias a la Asociación Cultural Octubre por hacerlo posible.

  
Lendakaris Muertos
 
 Fotos
 
  
 
Ultimátum - Lendakaris Muertos
 
 Comentarios
comments powered by Disqus
Crónicas
22/06/2022 - Teatro Eslava
Madrid (Madrid)
18/06/2022 - Polideportivo municipal
Toro (Zamora)
18/06/2022 - Calle Constituci├│n
Malia├▒o (Cantabria)
10/06/2022 - Rock Beer The New
Santander (Cantabria)
17/06/2022 - Polideportivo municipal
Toro (Zamora)
10/06/2022 - Auditorio de La Plata
Zamora (Zamora)
14/06/2022 - Sala Apolo
Barcelona (Barcelona)
11/06/2022 - Sala Custom
Sevilla (Sevilla)
04/06/2022 - Plaza de La Llama
Torrelavega (Cantabria)
18/06/2022 - Mendizabala
Vitoria-Gasteiz (Araba)
10/06/2022 - Pistas Pedro Velarde
Muriedas (Cantabria)
17/06/2022 - Mendizabala
Vitoria-Gasteiz (Araba)
11/06/2022 - Sala Mon
Madrid (Madrid)
16/06/2022 - Mendizabala
Vitoria-Gasteiz (Araba)
03/06/2022 - The Bridge Tavern La Finca
Puente San Miguel (Cantabria)